Domingo, 9 de Diciembre de 2007

100.000 Visitantes vieron la exposición del Cid en la catedral de Burgos

EFE ·09/12/2007 - 14:13h

EFE - Cerca de 100.000 personas han pasado por la exposición sobre el Cid titulada "El Cid : del hombre a la leyenda", que hoy se clausuró después de tres meses abierta en el claustro bajo de la catedral de Burgos.

Burgos 9 dic (EFE).- Cerca de 100.000 personas han pasado por la exposición sobre el Cid que hoy se clausura después de tres meses abierta en el claustro bajo de la catedral de Burgos, según la estimación del comisario de la muestra y director del Museo de Burgos, Juan Carlos Elorza.

La exposición, titulada "El Cid: del hombre a la leyenda", tuvo que prorrogarse unas semanas más por el éxito de público y durante este fin de semana todavía se han registrado grandes colas para ver un contenido que no había estado nunca expuesto junto, parte del cual ni siquiera se había visto en público, al formar parte de colecciones privadas o accesibles sólo para especialistas.

Desde el principio, la organización invitó a colectivos y centros educativos a conocer esta muestra y por ello una de las características ha sido "la gran afluencia de grupos organizados, lo que ha permitido tener una previsión y poder realizar visitas guiadas mucho más enriquecedoras", explica Elorza.

Aunque la exposición ha formado parte de los actos conmemorativos del octavo centenario de la primera versión conocida del "Cantar de mio Cid", la que se atribuye a Per Abat, la obra no fue cedida para esta muestra por la Biblioteca Nacional.

Para Elorza, es algo perfectamente "comprensible y aceptable", dado el mal estado en que se encuentra el manuscrito, por lo que cualquier traslado podría haber provocado daños y hubiera sido "cuando menos una imprudencia".

El comisario de la exposición recuerda que él mismo es restaurador y comprendió el "informe estrictamente técnico" de los profesionales de la Biblioteca Nacional porque "aunque se hubiera podido traer el manuscrito seguramente no se habría podido mostrar al público", concluye Elorza.

Señala, además, que se han podido mostrar otras obras de especial importancia histórica, como el "Poema de Fernán González" o el "Cantar de Covadonga", de los siglos X y XI, que son obras menos conocidas por el gran público.

Una de las piezas que más ha llamado la atención a los visitantes de la exposición ha sido la Tizona, la espada del Cid adquirida por 1,6 millones de euros por la Junta de Castilla y León y un grupo de empresarios burgaleses este mismo año.

Tras la compra hubo críticas de varios expertos y grupos políticos que consideran que la espada no es original, ni siquiera es de la época en que vivió el Cid y su valor económico se ha exagerado.

Elorza sentencia que la polémica ha sido "una tormenta en un vaso de agua sacudido por alguien" en referencia al momento en que se produjeron las críticas, justo antes de las últimas elecciones locales y autonómicas.

Para Elorza, las críticas que se levantaron entonces fueron "absurdas" porque "sigue siendo la misma espada que estuvo más de 40 años en el Museo del Ejército con el rótulo 'Espada del Cid' y la que el Gobierno quiso declarar Bien de Interés Cultural.

Aunque insiste en que la decisión última sobre el destino de la Tizona tendrá que adoptarla la Junta de Castilla y León, Elorza adelanta que una vez ha terminado la exposición en la catedral volverá para ser mostrada en el Museo de Burgos, aunque no se ha descartado que en algún momento pueda volver a la catedral para una exposición más estable de objetos cidianos.