Domingo, 9 de Diciembre de 2007

El único detenido por el atentado bomba en un bufete de París queda en libertad

EFE ·09/12/2007 - 11:03h

Un hombre que había sido detenido en la investigación por un atentado con bomba que causó un muerto en un bufete de abogados de París el pasado jueves fue liberado anoche sin cargos, informaron fuentes judiciales.

El arquitecto de 45 años salió de la brigada criminal de la policía donde había estado desde su arresto el mismo jueves porque los agentes no establecieron ninguna relación con la explosión de un artefacto que causó la muerte de una secretaria e hirió gravemente a un abogado en un bufete del distrito VIII de la capital.

La detención había estado motivada porque este hombre había sido denunciado en 2005 por acoso por una de las abogadas del gabinete en que se produjo el atentado, Catherine Gouet-Jenselme, y esa causa no está judicialmente cerrada.

Sin rastro 

Fuentes de la investigación reconocieron que una vez descartada la implicación de este arquitecto, que había mantenido una relación amorosa con Gouet-Jenselme, no hay ninguna otra pista por el momento ni elementos que permitan avanzar.

El abogado gravemente herido, Olivier Brane, al que iba destinado el paquete bomba, recibió ayer la visita en el hospital de la ministra francesa de Justicia, Rachida Dati, que le manifestó su apoyo, así como al conjunto de su gabinete.

Brane, al que han interrogado los policías encargados del caso, no ha podido explicar por qué le enviaron a él el artefacto, ya que no le consta tener enemigos.

Siguen sin tenerse noticias de la joven repartidora que entregó el paquete momentos antes de la deflagración, y que no ha sido identificada por ninguna empresa de mensajería.

Se trata de una mujer de veintitantos años, de menos de 1,60 metros de altura y morena, de la que los testigos no pudieron percibir muchos detalles, ya que llevaba puesto un casco de motorista cuando entregó el paquete.

El bufete objeto del atentado se encuentra en la cuarta planta de un edificio del bulevar Malesherbes que también alberga, en el primer piso, otro gabinete de abogados en el que trabajó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y en el que continúa siendo accionista.