Domingo, 9 de Diciembre de 2007

García Márquez dio a Javier Bardem clave para encarnar a Florentino Ariza

EFE ·09/12/2007 - 00:02h

EFE - El actor español Javier Bardem, ayer durante la presentación del documental "Invisibles", en el marco del 29 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (Cuba).

El actor español Javier Bardem, uno de los invitados especiales del Festival de Cine de La Habana, reveló que el escritor colombiano Gabriel García Márquez le ayudó mucho para encarnar al personaje de Florentino Ariza en la versión cinematográfica de su novela "El amor en los tiempos del cólera".

"Tuve la suerte de hablar con Gabo (García Márquez) dos veces por teléfono y le dije: no le voy a preguntar cómo armó usted el personaje porque ya está muy bien descrito, pero dígame aquella cosa que me pueda a mi ayudar a dramatizarlo, a personificarlo", explicó el famoso actor en una entrevista difundida hoy en la televisión local.

"El personaje de Florentino Ariza me gustó mucho, creo que es una simbología del amor, que García Márquez quiere representar lo que debería ser el amor, la faceta del amor, de la imposibilidad, el dolor, el placer, el sueño, el hacer, la lucha. Eso está ahí muy bien descrito", señaló sobre el personaje que protagonizó para la recién estrenada película del cineasta británico Mike Newell.

Bardem refirió que García Márquez "me dijo dos cosas que me ayudaron mucho, una es: yo siempre lo he visto (a Florentino) como alguien que no grita o alguien que nunca levantaría la voz (...)".

"Luego (prosiguió citando a García Márquez), siempre le he visto andar como si fuera un perro apaleado, le han pegado muy fuerte, como esos perros que van de lado, que quieren que les des ternura pero también ves que tienen miedo, que lo que quieren es que le des un abrazo", añadió.

"Pues eso es Florentino Ariza. Lo ha dicho Gabo, pues a por eso", apostilló el actor de 38 años, muy elogiado por la crítica internacional y en especial esta semana por su papel en la cinta "No country for old men", de los hermanos Ethan y Joel Cohen, considerada la mejor película del 2007 por la Junta Nacional de Reseñistas de Cine de EE.UU.

El actor español presentó el viernes en el céntrico cine "Yara" de La Habana el documental "Invisibles", en el que como productor reunió a los destacados directores Wim Wenders, Mariano Barroso, Isabel Coixet, Javier Corcuera y Fernando León de Aranoa, en igual número de historias que combinan realidad y ficción sobre graves problemáticas que azotan en el mundo.

"La sorpresa ha sido enorme porque me habían dicho que era un cine grande, pero Invisibles es una película muy pequeñita y de pronto he visto ahí tanta gente, lo que me ha parecido una trova al placer del cine", declaró tras asistir a la presentación del filme.

Después de encontrar esa acogida del público del festival de La Habana, Bardem llegó a la conclusión que "merece la pena", porque "hay gente que la va a ver".

El protagonista de "Gold", del español Alejandro Amenábar, "Guerrilla", "Nueve", y "Vicky Cristina Barcelona", de los directores estadounidenses Steven Soderbergh, Rob Marshall y Woody Allen, respectivamente, reconoció que "trabajo fuera porque no me queda más remedio".

"Vivo en España, me veo, me imagino envejeciendo en mi país y trabajando en español", añadió, pero reconoció que "como no tengo ni talento para dirigir ni escribir, necesito que otra gente que tenga ese talento me ofrezca los proyectos".

Por eso explicó que la proyección internacional de su carrera "es más bien una cosa accidental, más que un deseo".

El ganador de cuatro premios "Goya", en España, y de la codiciada "Copa Volpi" en el festival de Venecia cree que "la esperanza en el mundo está en Latinoamérica, es el residuo de muchas dignidades con África. El resto ya está descompuesto en muchas cosas.