Sábado, 8 de Diciembre de 2007

El Valencia no levanta cabeza y empata con el Osasuna

PÚBLICO.ES ·08/12/2007 - 22:13h

El Valencia no pasó del empate (0-0) en la decimoquinta jornada de Liga en su visita al Reyno de Navarra, donde se encontró con un Osasuna que a pesar de ser mejor, pecó de confianza y apenas inquietó a sus rivales, muy lejos del nivel de las últimas campañas.

Llegaba el Valencia después de una dura semana y envuelto en una crisis de resultados que está cuestionando toda la estructura del club. Tras tres partidos sin ganar (dos derrotas seguidas en Liga), fuera de la Liga de Campeones y con la clasificación para la UEFA en el aire, Ronald Koeman sacó un equipo totalmente nuevo, quizá pensando en los próximos partidos ante Chelsea y Barça.

Sin embargo, no logró Koeman cambiar la imagen de los últimos partidos en la primera parte. Salió fuerte el Osasuna, con ganas de demostrar una superioridad que acabó siendo muy ligera sobre un Valencia que no tuvo espíritu y que se encontró muy perdido.

Los primeros minutos fueron de los locales, pero con el paso del tiempo se fueron diluyendo y el juego lo notó.

Las defensas se impusieron a los ataques y el balón fue de lado a lado sin que hubiera un dominador claro, en todo caso Osasuna, que dispuso de las mejores ocasiones, ante la pasividad de la defensa rival. Portillo, primero en el minuto 23 y Plasil, después, en el 40, estuvieron a punto de marcar, mientras que sólo Villa parecía intentar algo en el Valencia. Así, los primeros 45 minutos fueron muy espesos, tanto por parte de unos como de otros.

El descanso pareció cambiar al Valencia, que regresó más incisivo y motivado, pero fue un espejismo. Poco a poco el Osasuna se encontró de nuevo y los de Koeman volvieron a dudar, siendo muy vulnerables en defensa y permitiendo demasiado a su rival, que se confió y cayó en el error de conformarse con el resultado porque podría haber conseguido mucho más.

Las sustituciones de Morientes y Joaquín por Villa y Vicente no cambiaron al Valencia, mientras que la entrada de Daddy en Osasuna sí que revolucionó a los suyos. Los pamploneses disfrutaron de más ocasiones, pero el partido llegaba a su fin y no parecía que ninguno de los dos tuviera la puntería suficiente para romper el 0-0 inicial, a pesar de que los rojillos merecieron más en un partido muy trabado.

Este resultado, que supone el primer empate en Liga del Valencia, no sirve ni a rojillos ni a chés. Los de Mestalla podrían perder su plaza europea si ganase mañana el Racing, que se enfrenta al Mallorca en El Sardinero. Por su parte, Osasuna suma un punto que sabe a poco y que podría dejarles muy abajo en la tabla dependiendo de los resultados de mañana en la zona baja, ya que los del 'Cuco' Ziganda están, hoy y con un partido más, a cuatro puntos del descenso.