Sábado, 8 de Diciembre de 2007

Sarkozy da prioridad a la lucha contra ETA

El presidente francés y Rodríguez Zapatero acuerdan en Lisboa reforzar los equipos policiales que los dos países mantienen en la lucha contra el terrorismo

ANA PARDO DE VERA ·08/12/2007 - 21:12h

Lo adelantó el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y lo confirmó el propio presidente de Francia en rueda de prensa: tras el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en suelo francés, la lucha contra ETA se ha convertido en una prioridad absoluta para París. "La Policía francesa busca a los asesinos de los guardias civiles como si las víctimas fueran policías franceses", afirmó ayer Nicolas Sarkozy en Lisboa, donde se celebra la II Cumbre Unión Europea-África. Y ahora, dentro de esa prioridad absoluta, el primer paso para el Gobierno de Francia es detener "al tercer terrorista" que atentó contra Trapero y Centeno en Capbreton, según el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, que también estaba ayer en Lisboa.

Zapatero, Sarkozy, los ministros de Asuntos Exteriores francés y español, Mesquida y su homólogo en Francia, así como el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, se reunieron en la mañana de ayer durante tres cuartos de hora en Lisboa para hablar de lucha antiterrorista. El resultado fue unánime: hay que reforzar una cooperación entre España y Francia que ya es "magnífica", en palabras de Camacho, aunque ello no impida la búsqueda de "fórmulas para mejorarla".

Equipos conjuntos

Una de esas fórmulas sería la actualización de los equipos policiales conjuntos, dar un impulso a un instrumento que ya está ahí, pero que debe ser aprovechado y actualizado al máximo, ya sea mejorando los sistemas de acceso a la información o incrementando efectivos. Todo es poco para derrotar a ETA. "Francia nos ha dicho: lo que queráis -aseguran fuentes de la lucha antiterrorista- y si se trata de aumentar los efectivos, aunque ya estamos en un buen número, pues adelante".

Aunque el presidente francés respondió a las preguntas de los periodistas españoles asegurando que Francia trabaja igual con Zapatero que con Aznar "porque somos amigos de la democracia", lo cierto es que, tras el encuentro de ayer, la percepción del Gobierno español es otra. "Nunca ha habido una colaboración y una disposición tan intensas ni un análisis tan coincidente en torno al carácter prioritario que para ambos países tiene la lucha contra ETA", concretó el secretario de Estado de Seguridad.

Discreción
Ni el presidente Sarkozy ni Antonio Camacho, en sus respectivas ruedas de prensa, quisieron dar datos sobre la investigación del asesinato de Centeno y Trapero hace una semana. El secretario de Estado de Seguridad simplemente confirmó lo que, a su vez, habían ratificado los franceses en la reunión de los dos presidentes, "la presencia de las dos personas detenidas en el momento del asesinato de los dos guardias civiles". Nicolas Sarkozy pidió a los periodistas españoles que no se le demandasen detalles sobre los "métodos de investigación común" que Francia y España pretenden reforzar para la lucha antiterrorista. "Hay vidas de agentes que están en juego", se disculpó.

Aun así, fue contundente en sus declaraciones: "Los enemigos de la democracia española son los enemigos de Francia" y, además, el inquilino del Elíseo lanzó un mensaje a sus compatriotas: "No permitiremos que ninguna organización atente sobre suelo francés".

El que fuera ministro del Interior contó que José Luis Rodríguez Zapatero le había pedido que transmitiese a las fuerzas policiales francesas sus felicitaciones y agradecimiento por las detenciones, el pasado miércoles, de dos de los tres presuntos asesinos de Trapero y Centeno.