Sábado, 8 de Diciembre de 2007

La ONU pide una fuerza para Darfur y la UE insiste ante Sudán que no la obstaculice

EFE ·08/12/2007 - 12:49h

EFE - El líder libio, Muamar Gadafi, instó hoy a los gobernantes de la UE a elegir entre "devolver los recursos" expoliados a África o "invitar" a los africanos a vivir en sus países.

La ONU pidió hoy con urgencia ante la cumbre UE-África que congrega a 80 países en Portugal la formación de una fuerza de pacificación en Darfur, mientras la Troika comunitaria insistió ante Sudán en que no le ponga obstáculos.

La vicesecretaria general de Naciones Unidas, Asha Rose Mirigo, recordó en la cumbre la difícil situación que atraviesa esa región del África Oriental, en conflicto desde hace cuatro años, y subrayó la necesidad de organizar una fuerza que incluya helicópteros y pueda desplegarse con rapidez.

Por su parte, el primer ministro luso, José Sócrates, cuyo país preside este semestre la UE, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el alto representante comunitario para la Política Exterior, Javier Solana, expresaron a Sudán su preocupación por la resistencia demostrada al envío de tropas.

Según informaron medios oficiales portugueses, la Troika europea se reunió con el presidente sudanés, Omar El Bashir, e insistió en la necesidad de cumplir los compromisos sobre la pacificación de la región y aprovechar la cumbre de Lisboa para impulsarla.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, también se entrevistó con Omar El Bashir para instarle a aceptar el despliegue de la fuerza híbrida "lo antes posible", según explicó en rueda de prensa.

Sarkozy admitió que el encuentro no permitió resolver "todos los problemas", derivados principalmente de la oposición de Sudán a que la fuerza híbrida la integren en parte soldados no africanos.

La ONU y la Unión Africana, intentan sin éxito desde hace meses situar una misión de paz en la región oriental africana, donde hay más de cuatro millones de personas, la mitad desplazados de sus hogares, afectadas por un conflicto abierto en 2003.

Organizar esa fuerza internacional y dotarla de capacidad aérea es, según Mirigo, la principal preocupación de la ONU para Darfur, donde ya se han destacado más de 13.000 trabajadores humanitarios.

Desplegar una misión militar internacional es también la manera de dar seguridad y credibilidad a las negociaciones de paz para acabar con la violencia en Darfur, agregó la vicesecretaria de la ONU.

Desde el pasado mes de noviembre el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, ha hecho contactos infructuosos, reveló Mirigo, para intentar conseguir helicópteros para esa misión.

La vicesecretaria de la ONU consideró la operación de Darfur una pieza fundamental del plan del organismo para desarrollar con ayuda internacional una plataforma para la paz y la seguridad en el continente africano.

Acabar con los conflictos es, según Mirigo, uno de los grandes desafíos que afronta África, junto al desarrollo económico y social y la lucha contra el cambio climático y enfermedades como el sida.

Varios de los líderes y personalidades europeas que asisten a la Cumbre de Lisboa de hoy sábado y mañana domingo destacaron también la gravedad de la crisis que vive Darfur y Sócrates la consideró en su discurso uno de los dramas humanitarios a los que la comunidad internacional debe responder.

Por otra parte, Sarkozy se reunió hoy con el presidente del Chad, Idriss Deby, para reafirmar su intención de desplegar en los plazos más breves la fuerza de la Unión Europea que debe proteger en territorio chadiano a los desplazados por el conflicto de Darfur.

Sarkozy precisó a los periodistas que "ciertos países" se han comprometido ya a suministrar la quincena de helicópteros que debe transportar a la tropas europeas y que la única cuestión por resolver es la financiación de su mantenimiento.