Sábado, 8 de Diciembre de 2007

Los países en vías de desarrollo no se comprometerán a reducir las emisiones

EFE ·08/12/2007 - 21:24h

EFE - La Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático cerró hoy su primera semana con optimismo pero sin decisiones claras. En la imagen, una reunión de ministros de Comercio Exterior en el marco de la cumbre.

La Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático cerró hoy su primera semana con optimismo pero sin decisiones claras y con un firme rechazo de los países en vías de desarrollo a comprometerse a reducir sus emisiones, tal como reclaman algunas naciones industrializadas.

"Está muy claro que los países en vías de desarrollo no están dispuestos a aceptar objetivos de reducción de emisiones de obligado cumplimiento", dijo Ivo de Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (UNFCCC), en una conferencia de prensa celebrada en Bali, en la que valoró con optimismo la marcha de la Conferencia.

Países como China y la India, a los que el Protocolo de Kioto no obligaba a reducir sus emisiones pero que en los últimos años las han incrementado enormemente y se han situado entre los principales contaminantes del planeta, no aceptarán ningún tipo de imposición en este sentido, al considerar que limitarán su crecimiento económico.

"Las partes están debatiendo fórmulas para incentivar a esos países a limitar sus emisiones", explicó De Boer, que se mostró partidario de que el debate de Bali no se centre sobre los límites concretos de emisiones y pidió que esa cuestión se trate con más detalle dentro de dos años.

"Lo importante ahora es decidir los instrumentos de que van a disponer los países para actuar en mitigación y en adaptación, y esos conocimientos permitirán luego tomar decisiones sobre objetivos que tengan sentido", dijo De Boer.

Los alrededor de 190 países representados en la conferencia comparten la opinión de que es esencial diseñar mecanismos de adaptación, de acuerdo con las advertencias del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC), ganador del Premio Nobel de este año junto con Al Gore, que ha dejado clara la necesidad de adaptarse al aumento de temperaturas.

Otro de los temas en el que se ha progresado esta semana trata sobre los mecanismos para transferir tecnologías "limpias" a los países más pobres, así como fórmulas que abran los mercados a productos tecnológicos más respetuosos con el medioambiente.

El principal desacuerdo en este sentido radica en que muchos países en vías de desarrollo reclaman un fondo para la transferencia de tecnología, mientras que las naciones industrializadas entienden que esos costes se pueden cubrir con fondos ya existentes.

"Los países en vías de desarrollo realmente necesitan tecnologías respetuosas con el medioambiente. Hay un grupo de trabajo y espero que en esta conferencia sea posible extender su mandato para el próximo año", indicó De Boer, que añadió que se espera un apoyo mayoritario al borrador sobre transferencia de tecnología.

En la cuestión en la que no se ha avanzado tanto es en el establecimiento de mecanismos de financiación que sirvan para desarrollar tanto la adaptación como la mitigación del cambio climático, lo que podría determinar el éxito de esta convocatoria.

Según indicó el secretario de la UNFCCC, sí ha habido un buen entendimiento entre las partes en cuanto a la necesidad de limitar las emisiones de CO2 procedentes de la deforestación, una cuestión que quedó fuera del Protocolo de Kioto pero que se ha demostrado esencial, ya que esos gases representan el 20 por ciento del total de las emisiones nocivas a la atmósfera.

"Los gobiernos han acordado seguir trabajando para diseñar un régimen de reducción de emisiones procedentes de la deforestación en países en vías de desarrollo y están detallando el programa de trabajo y la metodología, que probablemente incluirá evaluar los cambios en la cubierta de bosques, la cuestión de cómo demostrar el ahorro de emisiones procedentes de la deforestación y de cómo medirlo", dijo.

De Boer se mostró optimista del avance que ha realizado en una semana la conferencia y recordó la urgencia de que en Bali se alcancen resultados tangibles.

"El mensaje del IPCC es alto y claro. El mensaje es 'Actuar Ahora'", dijo De Boer, que añadió que "cuando vengan los ministros de Medioambiente el próximo miércoles, yo les diría: 'El mundo está esperando. ¿Cual es su respuesta política a lo que la ciencia nos está diciendo?'".

De Bali no saldrá un texto que dé continuidad a Kioto tras finalizar el periodo de vigencia de su primera fase en el 2012, pero sí se sentarán las bases que determinarán si la comunidad internacional logrará o no alcanzar un acuerdo a tiempo para esa fecha y en qué términos.