Sábado, 8 de Diciembre de 2007

Sarkozy dice no encontrar razón para no recibir a Gadafi

"Recibí a Chávez en el (palacio del) Elíseo, así que, ¿por qué no recibiría a Gadafi?", se ha preguntado el presidente francés en la cumbre de Lisboa. 

AGENCIAS ·08/12/2007 - 19:35h

El líder libio, Muamar Gadafi conversa con el presidente francés, Nicolás Sarkozy hoy en Lisboa durante la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea y África que se celebra en el recinto de la Expo-98 de la capital lusa. /EFE

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se ha pregutnado hoy, al margen de la cumbre UE-África en Lisboa, el motivo por el cual debería negarse a recibir al líder libio, Muammar el Gadafi, o personalidades políticas como el presidente venezolano, Hugo Chávez, como algunos le "sugieren" entre bastidores.

"Recibí a Chávez en el (palacio del) Elíseo, así que, ¿por qué no recibiría a Gadafi?", se preguntó. Está previsto que el líder libio, que asiste a la cumbre UE-África en Lisboa, viaje a Francia en breve para una visita oficial.

Ayer, Gaddafi dijo en una conferencia en Lisboa, previa a la cumbre, que las antiguas potencias coloniales europeas deben "indemnizar a los pueblos" africanos por el colonialismo.

En ese sentido, al ser preguntado por si tenía algo que comentar a esas declaraciones, Sarkozy respondió con un claro "rien" en francés (nada).

Libia, en el camino para ser un "país respetable"  

Al mismo tiempo, defendió el cambio que está aplicando Libia en el contexto internacional para dejar la imagen de "Estado terrorista".

"Hasta hace dos décadas Libia financiaba el terrorismo y buscaba el arma nuclear y ahora ha tomado el camino para volver a ser un país respetable", aseguró.

Al mismo tiempo recordó que "todos" los grandes líderes mundiales se han entrevistado con Gadafi, entre ellos el primer ministro italiano, Romano Prodi, o el ex premier británico Tony Blair. La "última ha sido (la secretaria de Estado norteamericana) Condoleezza Rice", subrayó Sarkozy.

Preguntado por las excentricidades y particularismos personales de Gadafi, Sarkozy simplemente reconoció que el líder libio "tiene su propio temperamento". "No seré yo quien le juzgue", aseguró.