Sábado, 8 de Diciembre de 2007

El crudo termina a la baja una semana muy volátil por la incertidumbre económica

EFE ·08/12/2007 - 15:50h

EFE - Los precios internacionales del petróleo terminaron una semana de gran volatilidad a la baja, con excepción del Brent, en un momento de gran incertidumbre económica.

Los precios internacionales del petróleo terminaron una semana de gran volatilidad a la baja, con excepción del Brent, en un momento de gran incertidumbre económica.

El descenso de los precios el viernes se produjo después de conocerse algunos datos positivos sobre la economía de EEUU, como el fuerte aumento de la productividad en el tercer trimestre y que el empleo subiese en noviembre en 94.000 personas, por encima de las previsiones.

Con estos datos los analistas dan casi por seguro que la Reserva Federal de EEUU recortará los tipos de interés el próximo martes en un cuarto de punto porcentual, hasta el 4,25 por ciento, y no en medio punto, como también se especulaba.

De producirse esta bajada en el precio del dinero, los analistas coinciden en que presionará al alza el valor del crudo, ya que una depreciación del dólar, por efecto de un menor tipo de interés, suele ir en paralelo a un petróleo más caro.

El barril de petróleo de Texas, referente en EEUU, bajó ayer alrededor de un dos por ciento y terminó la semana en Nueva York en los 88,28 dólares por barril, 43 centavos menos que hace siete días.

El crudo Brent, referencia en Europa, acabó al semana en los 90,23 dólares, cinco centavos de dólar más que al cierre de la jornada anterior, y 1,95 dólares más que hace siete días.

Mientras, el crudo de la OPEP descendió un dólar el jueves, hasta los 84,48, dólares, y terminó la semana 3,3 dólares por debajo de la semana anterior.

La tendencia general esta semana ha sido de una gran volatilidad, con el precio del petróleo zarandeado por las noticias económicas y el impacto de las últimas revelaciones sobre el programa nuclear iraní, el cuarto productor mundial de crudo.

La primera gran noticia fue que la OPEP, a pesar de los altos precios y las insistentes demandas de los países consumidores, decidió aplazar un incremento de producción.

La reunión ministerial de la organización en Abu Dhabi decidió seguir abasteciendo al mercado como hasta ahora, achacó los elevados precios a la especulación y volvió a reiterar que existe suficiente crudo, por lo que es innecesario abrir más los grifos.

La bajada durante la semana de la reunión de los precios desde la zona de los 100 dólares a estar por debajo de los 90 dólares, en previsión de la subida de producción de la OPEP, pesó en la decisión del cártel.

Los ministros tuvieron en mente el desplome del crudo por la crisis asiática desatada después de 1997, cuando el valor del crudo cayó un 50 por ciento por el freno de la demanda.

La actual incertidumbre sobre los efectos de la crisis crediticia estadounidense en la arena internacional, y el temor a que el descenso del consumo en EEUU tenga un impacto negativo en las economías emergentes como China, hicieron optar por no inyectar más crudo al mercado.

Como un elemento de presión al alza del crudo se tomó el plan del gobierno estadounidense anunciado el jueves para ayudar a los ciudadanos con hipotecas, a fin de poner coto a la crisis crediticia, lo que reduciría su efecto sobre la demanda.

La incertidumbre económica hizo que incluso la semana tuviera una tendencia bajista a pesar de que el miércoles se informase que las reservas de crudo descendieron en EEUU en 8 millones de barriles en la pasada semana, algo que sorprendió a los expertos.

Otro importante factor ha sido el impacto del informe de los servicios secretos estadounidenses sobre Irán, en el que aseguran que Teherán detuvo en 2003 su programa nuclear militar.

Ese documento hizo descender los precios del crudo ya que un posible ataque militar de EEUU contra las instalaciones nucleares iraníes sería, con los datos de ese informe, muy difícil de justificar.