Archivo de Público
Lunes, 5 de Octubre de 2009

El vertido del ‘Erika’ vuelve a los tribunales franceses

Andrés Pérez ·05/10/2009 - 21:06h
En caso de marea negra, ¿es culpable la petrolera o sólo el armador del buque? A esa pregunta trata de responder el Tribunal de Apelación de París en el juicio abierto ayer, que enfrenta a la petrolera Total contra varias asociaciones y municipios.
 
El 12 de diciembre de 1999, el Erika, un petrolero de pabellón maltés, se partía en dos frente a las costas de Bretaña, liberando 20.000 toneladas de fuel que destrozaron 400 kilómetros de costa. El caso, juzgado en 2008, se saldó con una decisión sin precedentes: el juez estimó que eran responsables los armadores, Giuseppe Savarese y Antonio Pollara; la empresa que lo certificó, la italiana Riina; y Total, por haber confiado en un buque cuyo precio de flete era anormalmente bajo.
 
Declarados culpables por “perjuicio ecológico”, fueron condenados a pagar en conjunto 192 millones de euros, además de tres multas de 375.000 euros por empresa y cuatro de 75.000 euros a cada persona física implicada.
Los condenados recurrieron la sentencia, y lo mismo hicieron los ecologistas, municipios y diputaciones de la región afectada. “Total es el principal responsable porque optó por un buque basura para transportar productos tóxicos”, explicó la abogada Corinne Lepage, que representa a diez municipios.