Sábado, 8 de Diciembre de 2007

Diez candidatos aspiran a la presidencia serbobosnia en los comicios de este domingo

EFE ·08/12/2007 - 12:58h

EFE - Un grupo de mujeres bosnio croatas votan en un colegio electoral en Sarajevo, el pasado 24 de noviembre.

Diez candidatos competirán por la Presidencia de la República Serbia (de Bosnia) en las elecciones anticipadas que se celebrarán este domingo, en un ambiente de distensión tras la grave crisis de la que Bosnia acaba de salir.

Las elecciones fueron convocadas después de la muerte, en septiembre pasado del presidente Milan Jelic, a los 51 años de edad, por un ataque cardíaco.

Según los sondeos, Rajko Kuzmanovic, de 76 años, aspirante apoyado por la gobernante Unión de los Socialdemócratas Independientes (SNSD), tiene una ligera ventaja y podría convertirse en el nuevo presidente del ente autónomo serbio de Bosnia.

No obstante, se considera que podrían poner en entredicho su triunfo otros dos candidatos.

Son el ex ministro de Asuntos Exteriores de Bosnia, Mladen Ivanic, de 49 años, líder del Partido del Progreso Democrático (PDP), y Ognjen Tadic, de 33 años, joven abogado de Banja Luka, candidato del Partido Democrático Serbio (SDS).

Kuzmanovic, profesor de Derecho en la Universidad de Banja Luka, es ahora el presidente de la Academia de Ciencias de la República Serbia (de Bosnia), y se considera muy fiel al primer ministro y hombre fuerte serbobosnio Milorad Dodik.

La campaña de Kuzmanovic, bajo el lema "República Serbia ante todo", llama a la preservación y el fortalecimiento de la entidad serbobosnia frente a los intentos centralizadores y a la unidad del pueblo serbio.

Entre los aspirantes al cargo de presidente del ente serbio figura el antiguo boxeador Antun Josipovic.

Este croatobosnio de Banja Luka ganó en los juegos olímpicos de 1984 en Los Ángeles (EEUU) una medalla de oro en la categoría de semipesados después de que fuera descalificado su rival, el estadounidense Evander Holifield.

En los meses pasados, cuando Bosnia se vio sacudida por la crisis, el líder bosnio musulmán Haris Silajdzic abogaba por la abolición del ente serbio y la creación de un Estado unitario, postura que provocó airadas protestas entre los serbobosnios.

Según el Acuerdo de paz de Dayton, que en 1995 puso fin a tres años y medio de guerra civil, Bosnia es un Estado compuesto por dos entes con amplia autonomía -el serbio y el común de musulmanes y croatas-, y también tiene instituciones centrales, todavía frágiles.

La crisis política en Bosnia ha quedado templada después de que a finales de noviembre pasado los líderes musulmanes, serbios y croatas pactaran un compromiso sobre las medidas para un funcionamiento eficaz del Parlamento y el Gobierno centrales.

El 4 de diciembre, Bosnia rubricó el Acuerdo de Estabilización y Asociación con la Unión Europea (UE), el paso más importante que ha dado este país balcánico hacia su ingreso comunitario.

No obstante, los políticos en Bosnia, ante todo musulmanes y croatas, temen las consecuencias negativas que pueda traer al país la eventual independencia de Kosovo, provincia de la vecina Serbia poblada por una mayoría de albaneses independentistas.

Antes, algunos líderes serbobosnios habían amenazado con un referéndum de secesión de su entidad de Bosnia si Kosovo obtiene la plena soberanía.