Sábado, 8 de Diciembre de 2007

Blanco invita a los votantes de derecha a castigar al PP en las urnas si quieren un partido renovado

EFE ·08/12/2007 - 13:08h

EFE - El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, durante una entrevista con Efe, en la que dijo recomendar a los votantes de derechas que castiguen con "una derrota contundente" al PP en las elecciones generales si quieren una renovación y no se perpetúe en él la "tricefalia" de Rajoy, Acebes y Zaplana.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, recomienda a los votantes de derechas que castiguen con una "derrota contundente" al PP en las elecciones generales si quieren que se produzca una renovación en el partido y que no se perpetúe en él la "tricefalia" de Rajoy, Acebes y Zaplana.

Durante una entrevista con EFE, Blanco ha considerado que para que alguna vez haya en España "una derecha homologable a la europea" tiene que producirse antes una "pérdida contundente" en las elecciones de marzo.

Sin esta premisa, continúa, Rajoy, Acebes y Zaplana "seguramente puedan tener la intención de seguir" al frente del partido. "Por eso yo le digo a mucha gente de derechas que quiere un Partido Popular moderado y renovado, que lo mejor que pueden hacer es precisamente castigar con su voto a quienes quieren perpetuarse en la oposición".

El número dos socialista considera que mientras que las propuestas del PSOE para las elecciones tienen "credibilidad" al haber cumplido el programa de 2004, las del partido de Mariano Rajoy no la tienen.

"Rajoy habla mucho de bajar impuestos, pero en una ciudad en la que gobiernan, como es Salamanca, los ciudadanos están saliendo todos los días a la calle protestando contra la subida exagerada de impuestos", afirma.

El PSOE, en su programa para 2008, incluirá propuestas relacionadas con los objetivos del partido: más bienestar social y pleno empleo, apostar por un país moderno, con capacidad de competir y de mejorar sus infraestructuras, con mejor educación y capaz de dar respuesta al desafío del cambio climático, "eso que a Rajoy no le preocupa a pesar de las advertencias de su primo".

Otro objetivo, añade, es lograr la convivencia entre los españoles después de "esta etapa crispadora, que ha sido el elemento esencial de la estrategia del PP estos cuatros años".

"Lo que se juega en estas elecciones es si se vuelve hacia atrás o si España sigue caminando por el camino emprendido en 2004, que nos ha permitido tener más derechos, más y mejores infraestructuras, más y mejor empleo y un crecimiento económico que ha posibilitado hacer una política social al servicio de la mayoría de los ciudadanos", insiste.

No votar por esta opción supone, a su juicio, "volver a mirar hacia atrás, a quienes gobernaron antes de 2004, encabezados por Rajoy, Acebes y Zaplana", que encarnan "un PP antiguo, que tiene nostalgia de su pasado y que, desde luego, no da ninguna muestra ni de esperanza ni de futuro".

De cara a los comicios, Blanco no se muestra preocupado por plazas donde el PSOE se juega un importante número de votos, como Madrid, comunidad en la que el PP incrementó aún más su distancia por encima de los socialistas.

"Cada vez las elecciones se parecen menos", remarca, asegurando que los ciudadanos saben diferenciar cuándo eligen a su alcalde o su presidente autonómico, y cuándo escogen al jefe del Gobierno central.

"Estamos muy seguros de que si acuden a las urnas los que quieren mirar hacia el futuro y que España siga avanzando, en marzo tendremos una amplia mayoría para poder gobernar", insiste.

Blanco, por otro lado, cree que en Cataluña no se resentirá el voto socialista a pesar del caos en las infraestructuras de los últimos meses debido a las obras del AVE.

"Los catalanes saben perfectamente que este Gobierno ha hecho una apuesta por el desarrollo de Cataluña, a través de un nuevo estatuto que garantiza una inversión para hacer frente a los retos que tiene esa comunidad", dice, antes de añadir: "cuando hay obras se causan molestias, los ciudadanos lo saben, pero también saben que ahora hay obras, y que antes, sencillamente, no las había".