Archivo de Público
Lunes, 5 de Octubre de 2009

Un hombre contra la ONU

Peter Galbraith, ex diplomático de Naciones Unidas, sigue acusando a la organización de apoyar el pucherazo de Karzai en las elecciones afganas

DANIEL DEL PINO ·05/10/2009 - 09:49h

Peter Galbraith está decidido a segir denunciando el fraude de Karzai en las elecciones en Afganistán. AFP

Peter Galbraith está dispuesto a remover los cimientos de la ONU. El diplomático norteamericano que hasta la semana pasada formaba parte de la misión de Naciones Unidas en Afganistán, sigue acusando a la Organización de ocultar el pucherazo del presidente, Hamid Karzai, en las elecciones del mes de agosto. Ban Ki-Moon lo relegó de su puesto el pasado miércoles "por el bien" de la misión en el país. Galbraith denuncia que uno de cada tres votos al dirigente afgano fueron irregulares. Y lo que es peor, la ONU lo sabe y lo permite.

No es muy frecuente escuchar voces disonantes en el interior de Naciones Unidas sobre las decisiones que toma la Organización, pero este estadounidense de 59 años no piensa quedarse de manos cruzadas. Galbraith fue relegado de su puesto la semana pasada por desavenencias con el jefe de la misión de la ONU en Afganistán, Kai Eide. Entre otras cosas, Eide no era partidario de exigir a la Oficina de Quejas de las elecciones afganas una revisión de los votos de Karzai pese a las evidencias de que el presidente podría haber manipulado deliberadamente los resultados electorales con votos falsos y comprados.

La semana pasada, en una entrevista con la BBC, Galbraith dijo que Eide no quería que los miembros de la ONU en el país hablaran del tema. "Nos pidió que no habláramos del número de votantes con los embajadores en Kabul, porque sabíamos que la participación en el sur era muy baja en comparación con el número de votos que se habían recogido en esas zonas", afirmó. En esa entrevista, Galbraith se lamentó del mensaje que la ONU estaba mandando al mundo, cesando a uno de sus diplomaticos más importantes por querer destapar el fraude en "unas elecciones patrocinadas por la propia Organización".

"La mejor victoria de los talibanes"

Este fin de semana Galbraith ha ido más allá. El diario the New York Times publicó extractos de una carta que el diplomático le ha enviado al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon. En ella, acusa a Eide de exigirle que cesara en sus peticiones de cerrar lo que denomina como "colegios electorales fantasma", las oficinas electorales de las regiones del sur que claramente iban a ser objeto del fraude.

El sábado, en el Washington Post, Gabraith también escribió un artículo de opinión titulado 'Lo que ví en las elecciones afganas'. En él, el diplomático afirma que "el fraude ha dado a los talibanes la mayor victoria en ocho años de guerra en Afganistán".

Para Galbraith, Karzai no es el mejor aliado como piensa Occidente 

También vuelve a la teoría de las presiones de la ONU para que se dejara de lado el tema del fraude. "A principios de septiembre me enteré de que la Oficina de Quejas había recibido el mandato de obviar la gran cantidad de votos ilegales que había obtenido Karzai pero les pedí que siguieran adelante con la línea principal", que no era otra que la de denunciar el fraude. "El presidente afgano presentó entonces una denuncia formal contra mí por lo que consideraba una interferencia extranjera en las votaciones", prosigue.

La semana pasada ya salió a la luz que varios ministros de Karzai le habían comunicado a Ban que no serían capaz de volver a trabajar con Galbraith por sus constantes insinuaciones de fraude.

El peor aliado

Galbraith explica que el presidente Obama necesita un aliado en Afganistán para tratar de frenar el avance de los talibanes pero "las evidencias de fraude demuestran que Karzai no cuenta con el apoyo suficiente de los afganos", lo que podría producir más inestabilidades en un futuro.

La ONU ha negado todas las acusaciones de Galbraith

Además, afirma que si se revisaran todas las evidencias de votos ilegales a favor de Karzai, el actual presidente no obtendría el 50% de los votos necesarios para evitar una segunda ronda contra su principal rival, Abdullah Abdullah.

Como es obvio, la ONU ha negado todas las acusaciones de Galbraith y se ha limitado a explicar que la decisión de relegarle de su puesto se debió a un choque de personalidades con Eide, que sería contraproducente para la misión en Afganistán.

Noticias Relacionadas