Archivo de Público
Lunes, 5 de Octubre de 2009

IU teme proyectar una imagen "falsa" de pinza con el PP

La cúpula acuerda marcar perfil de alternativa y acentuar la crítica a la derecha

JUANMA ROMERO ·05/10/2009 - 07:30h

El coordinador federal de IU, Cayo Lara. GUILLERMO SANZ

Izquierda Unida mató hace casi diez años la pinza con el PP. Ningún dirigente se plantea siquiera recuperarla.

Pero una frase volvió a despertar esta semana el "temor, la preocupación" a que se proyecte la "sensación falsa" de que IU retorna a los tiempos de Julio Anguita. Fue ésta: "Si sigue así, Zapatero llevará al PP al poder y nosotros no vamos a salvarle del suicidio".

La frase tiene una semana de vida. La deslizó textualmente Cayo Lara a Público, y Público la eligió como titular de una larga entrevista que incluso llevó a portada el 27 de septiembre. "Sé que la declaración ha podido levantar algunas suspicacias entre nuestra gente, así que si hay que aclarar el contexto, se hace", reconoció el coordinador general de IU a este periódico y también ante los miembros de la ejecutiva de la federación, reunida este lunes.

La cúpula quiere disipar dudas. Con razón. "La percepción de otra pinza sería negativa", admite Miguel Reneses, secretario de Organización. "Yo no tengo miedo, porque puedes salir a la calle contra el Gobierno y no por eso ponérselo fácil al PP, pero sí que hay mucho miedo en IU y en los sindicatos a aparecer como anti-PSOE, y es un temor muy transversal, incluso entre los que venimos del PCE agrega una representante de ese sector de IU. Así que hemos de acentuar el combate a la derecha, quizá no darlo tanto por sentado, hacerlo más visible".

"Cuidar las palabras"

Con el Presupuesto, IU ni tendrá una actitud "numantina" ni se "arrugará"

Una de las personas fuertes de la dirección lo describe así: "Afinar en la táctica". Por eso IU trabajará en dos sentidos. Uno, construir una alternativa de izquierdas realista. Y dos, reforzar la crítica a la patronal y al PP. En la ejecutiva se consensuó evitar las "malas interpretaciones" y machacar un discurso que, de hecho, ya aceptó, el 12 de septiembre, un órgano más grande de IU, la Presidencia Federal. Lara se comprometió a explicar con mayor claridad el proyecto.

Se trata apunta un miembro catalán de la cúpula, de "cuidar las palabras, las formas" con las que la federación canaliza su mensaje. "Debemos centrar el discurso. No dejar caer que el presidente es un desastre y que nos conducimos inevitablemente al triunfo del PP. Hay que repetir que hay alternativa a la izquierda, y que es posible. No vamos a ir a la montaña, ni a hacer propuestas talibanes", resume otro responsable catalán.

Lo de más o menos talibán viene a cuento del desafío más inminente: la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). José Luis Rodríguez Zapatero quiso cortejar a la izquierda. Sólo amagó, precisan en IU. La ejecutiva ha sellado por unanimidad que las Cuentas de 2010 son un "disparate", que es "inaceptable" una propuesta fiscal que "agrada a los ricos y grava más a las clases medias".

"Digamos que Zapatero gira a la derecha en gastos e ingresos, pero no perdamos la capacidad de ser útiles, de tender la mano si renuncia a políticas neoliberales. Y, desde luego, aclaremos que el PP no es una salida", insiste un joven integrante de la dirección. IU, razona otra dirigente, lo tiene fácil: cuenta con el apoyo de los sindicatos, que han dejado al Gobierno solo con sus PGE.

Menos tibios con la Gürtel

IU no defenderá posiciones "numantinas". Ni líneas rojas. Ordenará "criterios básicos de gastos e ingresos" y se los dará al Ejecutivo, relata Reneses. Habrá flexibilidad, pero nadie en la cúpula habla de "arrugarse". "No aguantaremos el sinvivir de Zapatero, cuando cunde el desconcierto hasta en las filas socialistas", concluye una de las componentes más respetadas de la cúpula.

"Hay mucho miedo a aparecer como anti-PSOE", señala una dirigente

Pero la nueva táctica manda que la denuncia del "giro derechista" del PSOE debe casar con una mayor confrontación contra el PP, su "demagogia" y su intento de presentarse como defensor de las clases medias. "Lo decíamos en la campaña de las europeas resume el eurodiputado Willy Meyer, que PP y PSOE no son ni pueden ser lo mismo, aunque sean culpables de la crisis".

En la estrategia de "definir mejor el territorio", parte de la culpa la tiene la Gürtel. No ha gustado en algunos responsables la "equidistancia" de Lara con el PP. "No es razonable, sobre todo cuando IU ha liderado la guerra a la corrupción", alega una persona cercana al coordinador.

Así que caña al PSOE, pero caña, y mucha, al PP. Para borrar equívocos que nadie busca rescatar. Valga el diagnóstico de una dirigente: "La pinza nos hizo mucho daño, y la herida aún sangra".

Consenso en relanzar la política de comunicación

Lara y la ejecutiva de IU también alertaron de un "agujero serio" detectado desde la llegada del nuevo equipo, en diciembre de 2008: la política de comunicación. Falla. Casi no existe. Eso explica el "temor" a que cale la imagen de ‘pinza’ y la premura por atinar en los mensajes. No hay tantas ocasiones de matizarlos, visto el "escaso espacio" que IU ocupa en la mayoría de los medios.

Nadie personalizó las críticas pero, señalan varios asistentes a la ejecutiva (y no de un solo sector), "un nombre estaba en la mente de todos". Es Ángel Pérez, el secretario de Comunicación, a quien algunos de sus compañeros han puesto falta en "varias reuniones". La ausencia de la semana pasada estaba justificada, pues Pérez, como portavoz de IU en el Ayuntamiento de la capital, viajó a Copenhague con la delegación de Madrid 2016. 'Público' no pudo contactar con él. Dirigentes como Miguel Reneses o Willy Meyer niegan que Pérez falte o sea uno de los responsables de los fallos.

Constatadas por unanimidad las disfunciones, Lara prometió una estrategia clara. Se avanzaron ideas: más uso de la Red, contacto con la calle, reparto de octavillas... Y campañas más agresivas. Eslóganes pedagógicos como el que lanza un dirigente: "Zapatero te grava a ti y no a Koplowitz".