Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Diez humoristas para una sola corona

El programa "El Rey de la Comedia" de La 1 elige hoy al ganador de la temporada.  

PÚBLICO.ES ·07/12/2007 - 22:41h

El programa El Rey de la Comedia llega esta noche a su gran final en La 1. Tras meses de hacer reír, o al menos intentarlo, los diez finalistas del concurso han preparado sus mejores chistes para atacar las sensibles mandíbulas de la audiencia y, ojo, de un exigente jurado.

José Luis López Vázquez, Verónica Forqué y Carlos Iglesias, tres experimentados actores humorísticos, serán los encargados de elegir al ganador del concurso. En primer lugar, harán una selección de los tres mejores comediantes. Los elegidos volverán al escenario para desplegar otro número que decidirá quién sale victorioso.

Campeones del humorLos diez aspirantes al título son: Toni Rodríguez, camarero y monologuista; David Amaya, profesor de música y experto en chirigotas; Jesús Cañete, locutor e imitador de personajes famosos; Tomás García, estudiante de Periodismo y monologuista; José Carlos Campos, actor y mimo; Richard Fleix, actor de pantomima e imitador de sonidos; Rober Bodegas, estudiante de arquitectura de interiores y monologuista; Manolo Doña, actor y especialista en chistes; Sebastián Álvarez, biólogo y autor de monólogos  y Álex Barredo, comercial inmobiliario e imitador de Eugenio.

Además de las actuaciones de los concursantes, la gran final de El Rey de la Comedia contará con las actuaciones de los humoristas Yllana, Eduardo Aldán y el argentino Enrique Pinti. A lo largo de la temporada, una veintena de humoristas han tenido la oportunidad de mostrar sus habilidades para hacer reír al público. No les fue fácil meterse entre los seleccionados.

Un equipo del programa recorrió España durante tres meses para encontrar a los concursantes ideales.Se celebraron 65 pruebas, en las que participaron más de 2.000 aspirantes. Tras una preselección de 120 personas, una prueba final filtró a los veinte finalistas. Esta noche, como decía el lema de Los Inmortales, sólo puede quedar uno.