Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Alemania busca vías para ilegalizar a la Cienciología

Consideran que la secta es “anticonstitucional” y persigue fines “totalitarios”

GUILLERMO SANS MORA ·07/12/2007 - 22:06h

El actor Tom Cruise tuvo problemas en Alemania.

Alemania estudiará la manera de prohibir la secta de la Cienciología por considerar que es anticonstitucional y persigue fines "totalitarios", según dijo ayer en Berlín el presidente de turno de la conferencia de ministros del Interior de los 16 Estados federados, Ehrhart Körting.

Pero el ministro federal del Interior, Wolfgang Schäuble, se mostró escéptico ante las posibilidades de éxito de un proceso de prohibición. Jurídicamente se presenta difícil, entre otras cosas porque hay en Alemania al menos cincuenta dictámenes judiciales que reconocen a la Cienciología como "comunidad religiosa", a pesar de que oficialmente no está considerada como tal.

En Berlín, la organización inauguró la pasada primavera un enorme centro con la presencia de uno de sus miembros más famosos, el actor estadounidense Tom Cruise. En verano, Cruise tuvo problemas para rodar en el histórico patio del Ministerio del Interior una escena de su película sobre Claus von Stauffenberg, el militar que intentó matar a Adolf Hitler en 1944.

Las autoridades vieron en un primer momento con malos ojos que un miembro de la Cienciología rodara en ese lugar histórico, donde fue ejecutado Stauffenberg. Pero al final acabaron cediendo.

La Cienciología goza del estatus oficial de religión en su país de origen, EEUU. Se fundó en Los Angeles en 1954 y existe en Alemania desde 1970. Desde hace diez años está bajo observación regular de los servicios secretos internos germanos, que el año pasado constataron en un informe que la organización persigue en parte fines "totalitarios".

Algunos de sus textos contienen pasajes en los que se difama la democracia, y además persigue un control absoluto de sus miembros.

La iniciativa de prohibir la Cienciología en Alemania vino del senador de Interior de Hamburgo, Udo Nagel, que la considera una "psicosecta" que persigue "la absoluta represión del individuo". Su colega de Schleswig-Holstein, Ralf Stegner, le secundó: "Tenemos que agotar todas las posibilidades en la lucha contra la Cienciología".