Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Detenido en Vizcaya un etarra que había sido absuelto tres veces

Gorka Lupiáñez fue interceptado por la Guardia Civil con una pistola y documentos de identidad falsificados

Á. V. / Ó. L. F. ·07/12/2007 - 21:34h

Gorka Lupiáñez Mintegi no era un desconocido para la Policía. Varias veces detenido por su presunta relación con actos de kale borroka, este joven de 27 años había sido absuelto hasta en tres ocasiones por la Justicia. El jueves por la tarde se le acabó la suerte.

Una patrulla de la Guardia Civil lo detuvo en un control de carretera en la localidad vizcaína de Berriz cuando portaba una pistola y varios documentos de identidad falsificados con su fotografía. Fuentes policiales aseguraban ayer a Público que el presunto etarra había entrado en España hacía pocos días para integrarse en el comando Vizcaya, el más activo de la banda desde que rompió formalmente el “alto el fuego permanente” el pasado mes de junio.

Algunas fuentes policiales apuntaban que trabajan con la hipótesis de que la dirección de ETA le había encargado reemplazar a Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea, los dos anteriores liberados de este grupo que supuestamente huyeron a Francia el pasado 27 de noviembre, después de que fueran identificados por la Ertzaintza como los presuntos autores del fallido atentado trampa en los Juzgados de Getxo.

A ambos etarras se les acusaba también del coche bomba contra la Casa Cuartel de Durango y del artefacto colocado junto a la comisaría de la Policía autónoma vasca en Zarautz. Se da la circunstancia, según informa Vasco Press, que Lupiáñez ha estado relacionado en los últimos años con los dos huidos, ya que los tres fueron acusados de participar juntos en actos de violencia callejera.

Juicio pendiente

Desde junio de 2004, Lupiáñez ha sido juzgado en tres ocasiones, dos por su supuesta implicación en actos de kale borroka y, otra, por colaboración con ETA. En las tres sentencias fue absuelto.

El caso más polémico se produjo en su última comparecencia en la Audiencia Nacional, en junio de 2005. Entonces, el tribunal no dio validez a la prueba de ADN a la que se sometió un esputo suyo, que le relacionó con un pelo hallado en un pañuelo encontrado en las proximidades del lugar donde se había producido un ataque de kale borroka. La Audiencia Nacional consideró entonces que no podía tener en cuenta la prueba al haber sido obtenida sin autorización judicial.

Sin embargo, en enero de 2006, y tras dos sentencias contradictorias del Tribunal Supremo sobre pruebas de ADN, el alto tribunal acordó que la Policía Judicial sí puede recoger restos genéticos o muestras biológicas abandonadas por el sospechoso sin necesidad de autorización judicial. Con esta doctrina, Lupiáñez habría sido condenado.

El presunto etarra ahora detenido tenía una cuarta cita con la Audiencia Nacional en enero. Iba a ser juzgado de nuevo por actos de violencia callejera. En concreto, por atacar cajeros automáticos en Vizcaya en 2000. El fiscal pide para él cinco años de cárcel. Con el arresto, la cita se le ha adelantado a la próxima semana.

‘Kantauri’, condenado

La Audiencia Nacional ha dictado dos sentencias contra José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, que suman 411 años de cárcel, por  un atentado contra un autobús militar en Córdoba, en el que murió un sargento, y por otro, del comando Araba.

 Suerte con la Justicia

Las absoluciones del presuntos etarra ahora detenido

1.- junio de 2004
La Audiencia Nacional absolvió por primera vez a Gorka Lupiáñez Mintegi en junio de 2004. El fiscal pedía para él 13 años de cárcel por colaboración con banda armada y depósito de explosivos, pero el tribunal entendió que no se probó su relación con los objetos hallados en una lonja de Elorrio (Vizcaya).

2.- mayo de 2005
La Audiencia le volvió a absolver, al retirar la Fiscalía su acusación contra él por daños y estragos con riesgo para las personas. Se le juzgaba por el ataque con 45 cócteles molotov, perpetrado el 1 de enero de 2000, contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdakao (Vizcaya).

3.- junio de 2005
Fue absuelto por tercera vez, al no dar validez el tribunal a un esputo suyo recogido por un ertzaina sin autorización judicial. Se le juzgaba por daños y tenencia de explosivos por un ataque en Durango, en octubre de 2000.

Noticias Relacionadas