Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Más del 60% de los hogares reduce sus gastos por el aumento del coste de la vida

El 47% atribuye el enfriamiento económico al alza del petróleo y el 33%, al parón inmobiliario

PÚBLICO.ES ·07/12/2007 - 21:14h

El repunte de la inflación y su impacto sobre el poder adquisitivo de los ciudadanos; el clima de desconfianza instalado tras la tormenta financiera del pasado verano; los síntomas de enfriamiento en el mercado inmobiliario... se acumulan las señales de alarma en la economía española y el bolsillo de los ciudadanos empieza a resentirse.

Un 63% de los hogares españoles dice haber reducido sus gastos familiares o personales a causa del aumento del coste de la vida, según el último Publiscopio.

La encuesta, efectuada entre los pasados 27 y 29 de noviembre, señala que, entre seis tipos de gastos corrientes, la factura que más se ha recortado ha sido la de restaurantes, cafeterías y bares (51,2%), sobre todo, entre los que tienen entre 30 y 44 años (62%).

Este subgrupo de población, que equivale a una cuarta parte del total de España, según el INE, es también el que más se ha apretado el cinturón: casi el 70% asegura que ha tenido que reducir sus gastos corrientes.
Por el contrario, los mayores de 59 años no han recortado su presupuesto. El 41% dice que su tren de vida es el mismo que antes.

Otros capítulos

Tras la factura en restaurantes, los siguientes capítulos en los que ha bajado el gasto doméstico son la ropa y el calzado (47,7%), ocio y espectáculos (46%), los viajes de fin de semana y puentes (43,8%) y la alimentación en casa (29,2%).

En los últimos meses, el precio de los alimentos básicos ha experimentado un fuerte repunte, como consecuencia de la subida del petróleo y de otras materias primas como el cereal.

Pese a ese arreón de precios (sólo en noviembre, la leche  subió el 12,3% y el pan, el 4,7%), la cesta de la compra, que se lleva el 20% del presupuesto familiar, es en España un 8% más barata de lo que debería, teniendo en cuenta el nivel de renta del país, según un cálculo del Ministerio de Industria basado en datos de Eurostat, la oficina estadística europea.

El gasto en gasolina es el capítulo que menos se ha reducido (26,3%), pese a que la subida del petróleo es considerada la causa principal de la ralentización económica del último trimestre. Así lo cree el 47% de los encuestados, mientras que un tercio de ellos apunta a la crisis inmobiliaria como causa.

La política económica del Gobierno (27,7%) y los problemas de la economía internacional (27,6%) son los factores que menos se citan, aunque este último está entre los más destacados por quienes tienen estudios superiores (38%).

En este subgrupo, no obstante, la escalada del crudo es la primera causa (48%). Los síntomas de agotamiento del boom inmobiliario son citados por el 37% de los universitarios, que responsabilizan a la política del Gobierno en el mismo porcentaje que la media (28%).

La culpa del IPC

A la hora de repartir culpas por el alza de precios (el IPC, según datos preliminares, subió el 4,1% interanual en noviembre, el peor dato desde enero de 2006), hay dos claros responsables: la subida del petróleo y otras materias primas (así lo cree el 41%) y los intermediarios (37,9%). La Comisión Nacional de la Competencia investiga si la industria alimentaria ha incurrido en alguna práctica anticompetitiva para manipular los precios.

Los otros dos factores para el repunte de los precios son la subida del euribor (citada como causa por el 24,4%) y la política económica del Gobierno (23,4%). Un 11,3% de la población no encuentra una razón para el alza de la inflación.