Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Bajo peso al nacer, más depresión en la madurez

Un estudio vincula el menor peso en los recién nacidos con un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad en la edad adulta

ANTONIO GONZÁLEZ ·07/12/2007 - 21:03h

Los niños que nacen con bajo peso tienen más posibilidades de sufrir depresión y ansiedad en la madurez. Además, el riesgo de padecer problemas mentales se incrementa entre aquellas personas que en su infancia temprana tardaron más en ponerse de pie o comenzar a caminar.

Así se refleja en un estudio realizado por investigadores de las universidades de Alberta (Canadá), Cambridge (Reino Unido) y del University College de Londres basado en el análisis de los casos de 4.627 británicos nacidos en 1946.

El informe se publica en el último número de la revista Biological Psychiatry.El principal autor del estudio, Ian Colman, de la citada universidad canadiense, explica que incluso aquellos que sólo tienen “síntomas leves o moderados de depresión o ansiedad fueron bebés más pequeños que aquellos sin problemas mentales en la madurez”.

Condiciones adversas 

Pero nacer con menos peso de lo normal no tiene que suponer un problema necesariamente, sino sólo si esta circunstancia se debe a la existencia de condiciones adversas durante el embarazo, como ocurre cuando la madre está estresada. “En este caso el flujo de sangre hacia el feto se restringe, el niño recibe menos nutrientes y acaba naciendo con menos peso”, explica el autor del estudio.

Noticias Relacionadas