Viernes, 7 de Diciembre de 2007

La Consellera de Salud dice que el contagio fue accidental y cree que no se sabrá cómo ocurrió

EFE ·07/12/2007 - 14:05h

EFE - Aspecto de la sala de hemodiálisis de la Unidad Materno-infantil del Hospital Valle Hebron de Barcelona, donde tres niños de entre 3 y 12 años han contraído la hepatitis C.

Marina Geli, consellera de Salud de la Generalitat, asegura que el contagio de hepatitis C de tres niños trasplantados en el hospital Valle Hebrón de Barcelona que se sometían a diálisis "es un tema accidental y creo que no hallaremos cómo sucedió" porque "forma parte de la multicasualidad".

Tres niños de 3 a 12 años de edad han contraído la hepatitis C en la hemodiálisis de este centro, que investiga la cadena de contagios desde hace semanas y que ha citado a otros 18 menores atendidos en el servicio, 14 de los cuales se han analizado y están libres del virus.

En declaraciones a Catalunya Radio, la consellera ha señalado que el contagio "forma parte de la multicasualidad de una cuestión donde es muy complicado ver la persona y el momento en que sucedió", mientras ha remarcando que "es una cosa que puede suceder y que no debería suceder".

Según ha explicado Geli, el Hospital del Valle Hebrón atiende a muchos pacientes y hace una media anual de 15 trasplantes renales a niños, "y lo que no se ha encontrado es la persona o la causa efecto que ha producido el contagio".

Marina Geli ha asegurado que "cada seis meses estos niños con enfermedades nefrológicas muy graves se someten a pruebas de anticuerpos, y cada mes se les somete a pruebas analíticas", mientras ha precisado que el primer caso de hepatitis C se detectó en marzo.

En la entrevista ha explicado que se trataba de un niño trasplantado "que cuando entró en trasplante no estaba infectado, aunque posteriormente se vio que sí lo estaba", y ha reconocido que evidentemente se trató de una infección intrahospitalaria.

En este sentido, ha recordado que siempre existe el riesgo de contagio y que, de hecho, lo conocían los propios familiares de los niños.

Ha insistido en que "es difícil saber en qué cadena de la hemodiálisis se produjo la infección", remarcando que "siempre se utilizan unidosis y en los tratamientos cada niño tiene sus microgoteros y no se comparten, y por descontado, tampoco el material".

Sobre los protocolos internacionales que recomiendan aislar a los enfermos con hepatitis C, ha puntualizado que hay muy poca infección por hepatitis C y muy poca prevalencia en el caso de estos niños, porque la mayoría están poco tiempo en diálisis y van a un trasplante.

Respecto al personal sanitario, ha defendido que dos enfermeras para 5 máquinas de diálisis, que muchas veces no funcionan al mismo tiempo, es el número adecuado y que el problema no es de falta de personal.

Para la consellera, tanto el personal de la unidad como el protocolo para atender enfermos de hepatitis que se tienen que someter a hemodiálisis son adecuados.

"Desde el mes de marzo lo estamos revisando con los jefes de servicio, enfermeras y auxiliares, gente extraordinariamente experta, y ellos consideran que tanto los circuitos que se siguen como el personal de la unidad son los adecuados", ha indicado Geli.