Viernes, 7 de Diciembre de 2007

La OMS alerta de que faltan medicamentos para niños

El organismo lanza una campaña para aumentar la disponibilidad de estos fármacos

ANTONIO GONZÁLEZ ·07/12/2007 - 20:54h

sxc - Los fármacos con forma líquida son preferibles para los niños.

Los niños tienen sus propias necesidades de alimentación, de ocio y de educación, y que son muy distintas a las de los adultos. Pero muchas veces tienen que conformarse con los mismos medicamentos que ellos. Y eso que muchos fármacos sólo han sido probados en mayores de edad y sus efectos, dosificación y forma de administración no siempre son los deseados para los pequeños, que tienen una forma diferente de metabolizarlos.

Además, en el caso de los países en vías de desarrollo, aquellos fármacos que sí han sido pensados para niños no llegan nunca a sus destinatarios. De hecho, de los diez millones de niños que fallecen todos los años antes de los cinco años, seis millones mueren por enfermedades que tienen tratamiento y, por tanto, hubieran salvado la vida de tener acceso a los fármacos apropiados.

Ante este panorama, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado este jueves el lanzamiento de una campaña para fomentar los medicamentos pediátricos dirigidos a los menores de 15 años. Según la directora general de la OMS, Margaret Chan, “la brecha entre la oferta y la necesidad de fármacos adoptados a los niños afecta tanto
a los países ricos como a los pobres”.

Lista de Medicamentos

Además, la organización ha publicado la Lista de Medicamentos Esenciales para los Niños, que contiene 206 productos considerados seguros para los pacientes pediátricos. Chan advierte: “Queda mucho por hacer, porque todavía hay medicamentos esenciales que no han sido adaptados al paciente infantil o no están disponibles cuando se necesitan”.

Partiendo del propósito general de reducir la mortalidad infantil, la OMS se centra en mejorar la investigación, el desarrollo y la distribución de los productos para niños.
En materia de investigación, persigue encontrar nuevos tratamientos contra la tuberculosis resistente y la coinfección de esta enfermedad y el VIH, así como contra las enfermedades parasitarias filariasis y esquistosomiasis.

Adaptación de dosis

En cuanto a la adaptación de medicamentos ya existentes, los objetivos concretos pasan por conseguir dosificaciones adecuadas de combinaciones de fármacos contra la malaria, el VIH/sida y la tuberculosis, así como de antibióticos para neonatos. También hay que fomentar la administración de estas medicinas en forma líquida, ya que los pequeños suelen tener dificultades para tragar las píldoras pensadas para los adultos.

Por último, la OMS se ha marcado como objetivo hacer llegar a las poblaciones infantiles de los países en desarrollo medicamentos contra el dolor, la neumonía y el asma, y sales contra la deshidratación causada por la diarrea, una enfermedad que mata todos los años a casi dos millones de niños menores de cinco años.

Para el especialista Julio Ardura, catedrático de Pediaría de la Universidad de Valladolid, una de las claves está en la realización de ensayos clínicos, en los que es muy difícil contar con la participación de niños. Aunque en el ámbito europeo se han producido mejoras en este ámbito, Ardura cree que las autoridades deberían tratar de llegar a acuerdos con la industria farmacéutica para fomentar la puesta en marcha de estos estudios. “Es muy importante que los estados se impliquen”, concluye.