Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El ‘gurú’ climático de Zapatero desaconseja la energía nuclear

Tras reunirse con el presidente, pide a España que lidere "la tercera revolución industrial"

G. LÓPEZ ALBA ·07/12/2007 - 20:43h

"Nuestra misión es salvar el planeta".

El gurú de José Luis Rodríguez Zapatero para afrontar el cambio climático, el estadounidense Jeremy Rifkin, no dejó resquicio para la duda: no sólo él, sino la mayoría de las empresas energéticas del mundo -con muchas de las cuales colabora-,"no creen que la nuclear sea la energía del futuro". Y no lo es por sus enormes costes económicos, medioambientales y de seguridad. La defensa que hacen empresas y políticos, según sostuvo, es más una cuestión "de poder" que de opción energética.

Rifkin depositó en Europa la fe en que prospere su credo; dentro de Europa, en España, y dentro de España, en Zapatero. El especialista estadounidense se reunió ayer durante hora y media con el presidente del Gobierno, antes de encandilar, con su verbo y con su argumentación, a las participantes en el foro sobre calidad ambiental y progreso social organizado por el PSOE.

A tenor de sus propias palabras, también hubo encandilamiento en La Moncloa. "Siempre me inspira", dijo Rifkin de Zapatero, a quien otorgó la condición de "auténtico líder". "Él me dijo: ‘Todo se basa en la voluntad política'. La importancia de un auténtico líder político, y no hay muchos en el mundo, es que puede capturar la historia y crear la narrativa sobre el futuro al que tiene que ir la raza humana". Fue cuanto contó de su conversación.

Liderazgo moral de Europa

El futuro, según defendió, pasa por lo que bautizó como "la tercera revolución industrial". Esta revolución ha de basarse en el cambio hacia fuentes de energía limpias y renovables, "que todo el mundo puede tener en su propio patio, como el sol y el viento". Se almacenaría en pilas de hidrógeno y se distribuiría por "redes inteligentes".

A quienes tildan su planteamiento de utopista, respondió: "Si podemos elaborar nuestra propia información y compartirla a través de youtube o wikipedia, ¿por qué no podemos fabricar nuestra propia energía y compartirla?".

Rifkin sostuvo que si Europa -de cuyos valores culturales se mostró entusiasta- lidera ese cambio, "nosotros (los estadounidenses) les seguiremos". "Europa es el líder moral, el lugar del que viene el grito ‘¡Vamos a salvar el planeta!", argumentó el experto antes de animar a los políticos españoles a liderar esta revolución. Incluso recomendó "trabajar juntos el centro izquierda y el centro derecha".

La "configuración del poder"

Rifkin también defendió un plan Marshall para el Tercer Mundo. Explicó que "aunque parezca increíble, más del 50 % de la población humana no ha realizado jamás una llamada telefónica y un tercio de la raza humana no tiene acceso a la electricidad".

Y concluyó revolucionario: "Si todas las personas y todas las comunidades del mundo se convirtiesen en productores de su propia energía, se provocaría un cambio drástico en la configuración del poder".