Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El Atlantis lleva a la Estación Espacial un Laboratorio de Tribología español

EFE ·07/12/2007 - 19:22h

EFE - Vista general del transbordador espacial Atlantis en la plataforma de lanzamiento 39A, ayer en Cabo Cañaveral, Florida (EE.UU.). El Atlantis llevará a la Estación Espacial un Laboratorio de Tribología español.

El módulo espacial europeo Columbus, que el transbordador estadounidense Atlantis debe llevar mañana, sábado, hasta la Estación Espacial Internacional (EEI), incluye un instrumento liderado por España, el Laboratorio de Tribología (TRIBOLAB).

Se trata de uno de los ocho experimentos europeos del proyecto EUTEF, una plataforma de experimentación de tecnología que quedará alojada en la parte exterior del Columbus y que tendrán que colocar directamente los astronautas en un paseo espacial, precisó hoy a Efe el portavoz de la Agencia Espacial Europea (ESA) en España, Javier Ventura.

El Laboratorio de Tribología (ciencia de la fricción) llevará a cabo tres clases de experimentos para estudiar la fricción entre dos superficies en condiciones espaciales y el grado de variación del desgaste de los lubricantes que las cubren.

El objetivo es conseguir materiales que disminuyan la fricción y el desgaste en los mecanismos espaciales para lograr movimientos más rápidos y precisos y reducir la necesidad de mantenimiento.

En la parte exterior del Columbus, además del EUTEF, está previsto que sea instalado también en este viaje el laboratorio europeo SOLAR y, en el futuro, otros dos más, según Ventura.

En cuanto a los datos científicos del TRIBOLAB, un experimento que está previsto inicialmente que dure tres años, llegarán a la Tierra en tiempo real y podrán ser descargados varias veces al día.

La plataforma será bajada a tierra al término del experimento, lo que permitirá estudiar detalladamente el estado de los materiales.

El laboratorio pesa 16 kilos y cuenta con cuatro celdas de experimentos, una caja electrónica, elementos para el control térmico, motores, sistemas para seleccionar experimentos y un software que permite operar con control remoto el equipo, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Además de este organismo público, en la parte industrial han participado en el Columbus ocho empresas españolas: Nuevas Tecnologías Espaciales (NTE), EADS-Crisa, Inasmet, Sener, Alter, GMV, Iberespacio y Tecnalia.

España, que participa con algo más del 6 por ciento en los presupuestos de la ESA y cuya presencia financiera en el Columbus ronda el 2 por ciento, tiene además uno de los diez centros científicos europeos que están en contacto con el Centro de Control de Operaciones del Columbus (USOC), situado cerca de Múnich (Alemania), señaló el portavoz.

Al margen de la cooperación que pueda tener en otros experimentos, el E-USOC español tiene su centro de interés en uno de los cuatro laboratorios que el Columbus aloja en su interior, el FSL, especializado en la mecánica de fluidos.

El E-USOC está ubicado en la Universidad Politécnica de Madrid y más en concreto en el Instituto de Microgravedad "Ignacio da Riva".

Durante los diez años de vida que se le calcula al Columbus, el portavoz de la ESA no tiene duda de que España tendrá nuevas oportunidades de aportar experimentos propios al proyecto.

Lo más importante de la EEI es que es "un canto a la cooperación internacional. No es normal que rusos, europeos, japoneses, canadienses y estadounidenses trabajen todos juntos en un proyecto mundial", destacó Ventura.