Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El BCE lleva el euribor a su máximo de siete años

La principal referencia de las hipotecas sube al 4,73% de media en la priemra semana de diciembre

VIRGINIA ZAFRA ·07/12/2007 - 18:30h

El Banco Central Europeo (BCE) acordó el jueves mantener los tipos de interés en el 4%. Esa decisión debería, en principio, haber aliviado a los hipotecados, pero nada más lejos de la realidad.

El mensaje del presidente de la institución, Jean Claude Trichet, alarmó tanto a los mercados que causó casi más perjuicio a las hipotecas del que hubiera supuesto una subida de tipos.

En su primer cambio tras las palabras del banquero, el euribor ascendió al 4,769% y situó la media de lo que va de diciembre en el 4,729%, una tasa que no se veía desde hace siete años, en diciembre de 2000, y que rompe la tendencia bajista que había marcado en octubre y noviembre.

De cerrar el mes en ese entorno, los ciudadanos que tengan la revisión anual en enero verán cómo la factura de su hipoteca -de 150.000 euros a 25 años de plazo y con un diferencial de 0,5 puntos- se encarece 70 euros al mes y, por tanto, 840 euros al año.

Negro horizonte a corto plazo

Por el momento, no hay indicios de que el indicador vaya a moderar su escalada en los próximos días. La razón es que Trichet dejó muy claro que no se ha planteado en ningún momento bajar los tipos de interés -como se demanda desde algunos países- y que, sin embargo, sí ha debatido la posibilidad de subirlos.

Tanto es así, que la decisión de mantenerlos en el 4% se tomó por consenso, pero no por unanimidad, porque algunos miembros del Consejo de Gobierno del BCE apoyaron un alza de tipos
para moderar la inflación, que -en teoría- debe ser el principal objetivo del organismo emisor.

Ante la división de opiniones en el seno del BCE, Trichet anunció que, si la inflación sigue desmandada, acometerá un alza del tipos. Esa frase fue suficiente para llevar al euribor a nuevos máximos.

También propició su incremento el recorte de las expectativas de crecimiento de la eurozona para el próximo año y, sobre todo, el reconocimiento de que la inflación podría llegar al 3% en 2008, una cota que bien puede llevar a los puristas del BCE a convencer a sus compañeros de la necesidad de subir los tipos.

Para rematar la situación, el mercado interbancario, donde se fija el nivel de este indicador, sigue prácticamente seco, lo que mediatiza su evolución. En teoría, aunque tras la crisis de las hipotecas basura ha dejado de ser así, el euribor anticipa cómo estarán los tipos en Europa en doce meses.

Bajada en primavera

Si esa máxima se cumpliera, el BCE debería subir los tipos hasta el 4,75% en diciembre de 2008, pero los expertos no creen que vaya hacerlo. De hecho, muchos apuestan por, al menos, una bajada el próximo año para paliar la ralentización que sufrirá la economía como consecuencia de la crisis.

Es el caso de BBVA, que prevé una bajada de 0,25 puntos en primavera, para dejar los tipos en el 3,75%. Y lo que es más, está convencido de que el euribor empezará a bajar según se diluya la crisis de liquidez en los primeros meses de 2008 y alcanzará el 3,9% a final de año. Esa opción -habrá que ver si se cumple- sí sería un alivio para los hipotecados, y no la decisión del BCE del jueves pasado.