Viernes, 7 de Diciembre de 2007

La absolución de Renault puede ser revocada si aparecen nuevos datos

EFE ·07/12/2007 - 16:24h

EFE - El jefe de Renault, Flavio Briatore y el jefe del equipo McLaren Mercedes de Fórmula Uno, el británico Ron Dennis, participan en una rueda de prensa el pasado 19 de octubre de 2007, tras la primera jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Brasil, disputada en el circuito de Interlagos en Sao Paulo, Brasil. El Gran Premio de Brasil de Fórmula Uno se celebra aqui el domingo 21 de octubre.

La absolución de Renault por espionaje a McLaren decidida ayer por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) podría ser revocada en el caso de que aparezcan elementos nuevos que demostraran que la marca francesa se benefició de elementos técnicos de la británica.

Así lo explica hoy la FIA en la motivación de la decisión adoptada la víspera en Mónaco por el Consejo Mundial del Automóvil, donde consideró a Renault culpable de tener datos confidenciales de McLaren pero no el impuso ninguna sanción al considerar que no se sirvió de ellos para la concepción de su bólido.

El Consejo estimó que ninguna de las pruebas aportadas ayer por las partes permitía concluir que el caso hubiera influido en la clasificación final del Mundial de Fórmula Uno.

"Pese a que muchos elementos no han sido aclarados (...) el Consejo concluye que no hay suficientes pruebas que establezcan que estas informaciones fueron utilizadas para interferir en el Mundial", explicó la FIA.

En un extenso comunicado, la organización añadió que "ante la eventualidad de que nuevas informaciones aporten una aclaración nueva", el caso "podrá ser reabierto por la FIA".

La decisión del Consejo también está pendiente de una posible apelación de McLaren, que podría considerar que no ha recibido el mismo trato.

La escudería británica fue declarada culpable de espionaje a Ferrari y fue sancionada con cien millones de euros y la pérdida de todos los puntos en la clasificación de constructores.

En la justificación de la decisión tomada ayer, la FIA señala que Renault estaba en posesión de un esquema del sistema de distribución de la gasolina de McLaren, de un plano de su caja de cambios y de diseños de un distribuidor de masas.

Todos esos elementos llegaron a la marca francesa a través de un ingeniero, Philip Mackereth, que antes había trabajado para McLaren.

El técnico también se llevó consigo un mensaje de correo electrónico que, según McLaren, contenía un documento confidencial con especificaciones técnicas de la marca británica.

Desde que el caso saltó a la luz, Renault siempre ha defendido su buena fe, ha recordado que informó a la FIA en cuanto tuvo noticias de las actuaciones de Mackereth y ha negado haberse servido de los datos que aportó el ingeniero.