Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Partidos políticos, sector privado y medios, los más corruptos para españoles

EFE ·07/12/2007 - 16:14h

EFE - En la imagen, el profesor universitario Manuel Villoria, experto en ética pública y en instrumentos de lucha contra la corrupción, el presidente en España de la organización anticorrupción Transparencia Internacional (TI), Jesús Lizcano, el presidente de la asociación España-Acnur, Antonio Garrigues Walker, y el abogado Jesús Sánchez-Lambás, miembro del Consejo de Dirección de TI España, durante la presentación hoy del Barómetro Global de la Corrupción 2007 de la organización Transparencia Internacional.

Los partidos políticos, el sector privado y los medios de comunicación son considerados por los ciudadanos españoles las instituciones más corruptas, en oposición al Ejército y los sistemas educativo y sanitario, según el Barómetro Global de la Corrupción 2007 elaborado por Transparencia Internacional.

El informe español revela además un "cierto empeoramiento del porcentaje de personas que han reconocido haber pagado un soborno en el último año", del 2 por ciento en 2004 y 2006 al 3 por ciento en 2007, según ha informado hoy Manuel Villoria Mendieta, catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos y miembro del Consejo de Dirección de TI-España, en la presentación del barómetro.

"Los partidos políticos siguen siendo la institución más cercana a la corrupción", con una valoración de 3,9 de un máximo de 5, lo que supone un 62 por ciento de los encuestados.

Por su parte, la visión del Parlamento se encuentra en una situación neutra, con "una cierta mejora" del 3,3 al 3,1, un 34 por ciento del total.

El sector privado y el mundo de los negocios ha recibido un 3,6 de valoración, -un 54 por ciento de los españoles-, seguido del 3,4 (un 45 por ciento) de los medios de comunicación.

Según la encuesta, los más jóvenes y los de clase más acomodada son los más críticos con los partidos y con el Parlamento, asunto este último con el que también se muestran disconformes los de mayor edad y los de clase económica más baja.

Además, los jóvenes son los más críticos con los medios de comunicación, que sin embargo tienen una imagen más positiva para las organizaciones no gubernamentales.

En contraste con otros países recogidos en el informe global, presentado ayer en Berlín, en España sólo uno de cada cuatro entrevistados considera a la policía como corrupta, frente a "algunos países de Latinoamérica, donde la situación es la inversa".

Asimismo, ningún español reconoce que le hayan solicitado sobornos en el sistema educativo ni sanitario, en los servicios de gas o de agua ni en la policía, con porcentajes del 0 por ciento y, en consecuencia, tampoco se reconoce haber pagado sobornos en esos ámbitos.

El 2 por ciento "sí reconoce haber solicitado y pagado sobornos en el sector judicial" y en el de permisos y licencias y, sin embargo, otro 2 por ciento admite la oferta, aunque el porcentaje de haberla pagado asciende a un 3 por ciento.

Otro dato curioso revelado por el informe es que el 5 por ciento reconoce haber recibido sobornos en el ámbito de la telefonía.

En general, los españoles mantienen una "visión muy pesimista" en el terreno de la corrupción, ya que el 51 por ciento considera que la situación va a empeorar en los próximos tres años.

Por el contrario, España es junto con Irlanda el país con una imagen más positiva de la acción del Gobierno en su lucha contra la corrupción, con un 42 por ciento que opina que su actuación es eficaz.

Por continentes, el Informe Global, fruto de una encuesta elaborada por Gallup a más de 60.000 personas de 60 países, indica que en la UE y otros países europeos, las instituciones peor valoradas tienen relación con los servicios médicos; en América y Asia es el poder judicial, mientras que en África, Rusia y otros estados independientes son los servicios básicos de salud y sanidad.

Las principales conclusiones del barómetro, que ha resumido Antonio Garrigues, presidente de honor de la Fundación Ortega y Gasset, muestran que "la corrupción afecta sustancial y principalmente a los pobres y uno de cada diez reconoce que ha pagado un soborno en el último año".

Jesús Lizcano Álvarez, presidente de TI-España, ha apelado al cumplimiento de las normas de la convención de la ONU contra la corrupción, firmada ya por 140 gobiernos y ratificada por 104 y que celebrará su segunda conferencia en enero de 2008 en Bali.