Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Juristas y policías siguen su tarea para vincular a los detenidos con el crimen de Capbreton

EFE ·07/12/2007 - 15:09h

EFE - Fotografía de archivo sin fechar de Saioa Sánchez Iturregi, alias "Hintza", una de las etarras más buscadas por las fuerzas de seguridad, que fue detenida en Francia por su supuesta relación con el atentado cometido el pasado sábado en Capbreton (Francia).

Juristas y agentes antiterroristas trabajan hoy para vincular a los dos etarras detenidos el miércoles directamente con el asesinato de dos guardias civiles el 1 de diciembre en Capbreton y poder acusarles formalmente en los próximos días.

Fuentes de la investigación dijeron hoy a EFE que Asier Bengoa y Saioa Sánchez mantienen su mutismo en el interrogatorio que se lleva a cabo en los locales que a las afueras de París tiene los servicios antiterroristas franceses (SDAT).

Mientras tanto, la Justicia se centra en el examen exhaustivo de las pruebas balísticas, de ADN y testimonios de personas para relacionar a los detenidos con el asesinato de los guardias Raúl Centeno y Fernando Trapero.

Uno de los factores de mayor interés es el análisis del casi centenar y medio de casquillos encontrados en el "Clio" verde que Bengoa y Sánchez emplearon durante parte de su fuga y que fue encontrado el martes en la zona de Tarn.

Esos casquillos fueron recogidos por los etarras previsiblemente después de haber hecho prácticas de tiro en algún lugar aislado y llevados al coche para no dejar rastros de sus ejercicios.

Se trata de vincular algunos de esos casquillos con los recogidos en el lugar del crimen en Capbreton, de manera que si sus características coinciden querrá decir que los ocupantes del "Clio", detenidos el miércoles, estaban presentes en el momento del atentado.

Eso permitiría acusarles formalmente de asesinato a partir del domingo, cuando termina el período legal de 96 horas de custodia policial y serán puestos oficialmente a disposición de la Justicia.

Cuando ello ocurra serán convocados por un juez antiterrorista de París que, tras escuchar a la fiscalía y a la defensa, decidirá si lleva a cabo su procesamiento y por qué cargos.

La admisión que Bengoa y Sánchez han hecho de su militancia a ETA hace prever que serán procesados por pertenencia a banda organizada con fines terroristas.