Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Los países de la OTAN favorecerán la libertad de movimiento de sus tropas en Kosovo

EFE ·07/12/2007 - 08:57h

EFE - El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, en una imagen de archivo.

Los países miembros de la OTAN favorecerán la libertad de movimiento de las tropas desplegadas en Kosovo, que permanecerán en esta provincia serbia de mayoría albanesa cualquiera que sea el escenario que se abra tras su más que probable declaración de independencia.

El portavoz de la OTAN, James Appathurai, explicó hoy al término del Consejo Atlántico en el que se han reunido los ministros de Asuntos Exteriores de los veintiséis miembros de la OTAN que se ha decidido avanzar en la eliminación de las restricciones geográficas y de movimiento que algunos países imponen a sus contingentes.

Los 16.000 efectivos que se encuentran destinados en Kosovo -unos seiscientos de ellos españoles- contarán con refuerzos, y ya hay batallones en la reserva preparados para un rápido despliegue en caso necesario.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop, resaltó hoy en apertura del Consejo la determinación de la Alianza para que Kosovo sea un lugar en el que "albanokosovares y serbios sean capaces de vivir juntos, en paz y sin temor", por lo que amenazó con dar "una respuesta contundente" contra "cualquiera que ejerza la violencia".

Sobre la posible declaración de independencia de Kosovo, Appathurai recordó que no es responsabilidad de la Organización tomar una postura política al respecto, ni tendría que dar el paso de reconocer un hipotético nuevo estado, sino que ésta es una cuestión que atañe a cada país miembro de forma individual.

No obstante, destacó que a falta de un nuevo proyecto para el futuro de la provincia, varios países de la OTAN consideran el llamado "plan Ahtisaari" -que prevé una independencia tutelada- como la mejor opción.

El Consejo Atlántico ha coincidido con la entrega al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, del informe de la "troika" internacional formada por EEUU, Rusia y la Unión Europea, que ha fracasado en su intento de poner de acuerdo a serbios y albanokosovares sobre el estatuto de Kosovo.