Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El presunto etarra detenido fue absuelto hasta tres veces de delitos de violencia callejera

Podría estar integrado en el 'comando Vizcaya'

EFE ·07/12/2007 - 18:49h

El presunto etarra Gorka Joseba Lupiañez Mintegi, detenido ayer en Vizcaya, fue absuelto en tres ocasiones por la Audiencia Nacional de distintos delitos relacionados con la violencia callejera y tenía pendiente un nuevo juicio que ya estaba señalado para enero, informaron fuentes de este tribunal.

La última absolución, según las citadas fuentes, la obtuvo el 27 de mayo de 2005, cuando la Fiscalía retiró la acusación que había formulado contra él por un ataque contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdácano (Vizcaya) en la Nochevieja de 1999, hechos por los que había pedido previamente 22 años de cárcel.

La Audiencia Nacional tenía previsto juzgarle el próximo enero por una nueva causa relacionada con la kale borroka

Antes, en junio de 2004, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ya le había absuelto de los delitos de colaboración con ETA y depósito de artefactos y sustancias inflamables de los que le acusaba la Fiscalía, que pedía una condena de 13 años de cárcel.

Dos años después, en junio de 2006 y tras ser juzgado como autor de la quema de un cajero automático en Durango en 2000, la Audiencia Nacional le volvió a absolver de los delitos de daños terroristas y tenencia de explosivos, hechos por los que el fiscal pedía tres años de cárcel, porque la muestra de ADN con la que se trataba de demostrar su participación fue obtenida sin autorización judicial.

Esta sentencia, que contradecía a otra del mismo tribunal, dio pie, el 31 de enero de 2006, a un acuerdo del pleno no jurisdiccional de la sala de lo penal del Tribunal Supremo que estableció que la Policía Judicial puede recoger restos genéticos abandonados por el sospechoso sin necesidad de autorización judicial.

Armado y con documentación falsa 

Lupiañez, que en el momento de su detención ayer en Berriz (Vizcaya) iba armado y portaba documentación falsa, se encontraba en libertad tras haber ingresado en prisión provisional en 2002 después de ser arrestado por dirigir presuntamente un "grupo Y" de apoyo a ETA dedicado a la violencia callejera en la zona del Duranguesado.

La Audiencia Nacional tenía previsto juzgarle el próximo enero por una nueva causa también relacionada con la kale borroka: los disturbios producidos en las fiestas de Galdácano a mediados de septiembre de 2000, hechos por los que la Fiscalía pide para él cinco años de prisión (tres por estragos y dos por desórdenes públicos).

A raíz de su nueva detención, la Fiscalía le acusará ahora en un nuevo procedimiento del delito de pertenencia a banda armada.