Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Nueve detenidos por explotar sexualmente a mujeres argentinas en España

EFE ·07/12/2007 - 12:39h

EFE - La Policía ha desarticulado una red que introducía en España mujeres argentinas para ejercer la prostitución. En la imagen, agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Castellón detuvieron en junio pasado a un hombre acusado de formar parte de un grupo de personas dedicadas a introducir ilegalmente en España a mujeres procedentes de Brasil para ejercer la prostitución en clubes de alterne.

La Policía Nacional ha desarticulado una red que introducía en España mujeres argentinas para su explotación sexual en clubes de alterne de las provincias de A Coruña y Zamora y ha detenido a nueve integrantes del grupo y a diecisiete mujeres extranjeras en situación irregular.

Además, según informa la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, en la operación policial se han intervenido más de tres mil joyas, 213.780 euros y 3.272 dólares americanos y numerosas armas: seis largas y cortas, dos cargadores, un bastón estoque, armas blancas y llaves de pugilato.

Los agentes han practicado registros en el Club "El Elefante de Oro" de Coreses (Zamora) y en el Club "Zorba" de Carballo (A Coruña), así como en el domicilio de los presuntos implicados en estas actividades.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de las declaraciones prestadas en la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Zamora por cuatro mujeres que habían sido trasladadas desde Argentina hasta España por los integrantes del grupo.

Todas ellas contrajeron una deuda que tenían que saldar ejerciendo la prostitución y alternando con los clientes en los clubes propiedad de los responsables de la red.

Las mujeres eran captadas en Argentina y animadas a venir a España con la promesa de obtener cantidades importantes de dinero en locales de alterne.

Una vez convencidas, los captadores en origen les proporcionaban todo lo necesario para realizar el viaje.

Al llegar al aeropuerto de Barajas eran recogidas por el hombre de confianza de los propietarios de los locales, un taxista que trabajaba en exclusividad para uno de los clubes que se encargaba de trasladarlas directamente al establecimiento.

Una vez allí, la "mami" o encargada del club informaba a las recién llegadas de las condiciones de trabajo y de las normas internas que debían cumplir y controlaba su actividad en el club, mientras que la mujer del propietario era la encargada de contabilizar el dinero que ganaban.

En los clubes estaban sometidas a una férrea vigilancia y eran privadas de libertad de movimientos, coaccionadas y amenazadas.

En el club zamorano "El Elefante de Oro" han sido detenidos siete miembros de la red, además de nueve mujeres por estancia irregular.