Archivo de Público
Jueves, 24 de Septiembre de 2009

Un joven 'zelayista' de 18 años muere disparado por la policía

Se trata de la segunda víctima mortal por la represión de las fuerzas golpistas hondureñas en 24 horas desde que el lunes Zelaya regresara al país

EFE ·24/09/2009 - 17:14h

Al menos dos personas han muerto en Honduras por la represión de las fuerzas de seguridad del gobierno golpista. AFP PHOTO/ Jose CABEZAS

En tan sólo 24 horas, al menos dos personas han muerto en Honduras en los disturbios entre los seguidores 'zelayistas' y las fuerzas de seguridad del gobierno golpista de Micheletti en las calles de Tegucigalpa, tras el regreso este lunes del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, confirmó el portavoz del Ministerio Público, Melvin Duarte. Zelaya continúa en la embajada brasileña en Tegucigalpa en la que ya lleva cuatro días refugiado.

Una de las víctimas es un hombre de 65 años que fue disparado ayer en los enfrentamientos contra la Policía y el Ejército hondureños. El otro un joven de 18 años que recibió un balazo disparado por un policía en un retén en San Pedro Sula, 243 kilómetros al norte de la capital, indicó Duarte.

El Ministerio Público ya incoó la denuncia contra el agente en un tribunal de justicia de San Pedro Sula, según el portavoz.

Duarte afirmó que "no tenemos ningún otro caso, pese a lo que se dice", en alusión a que, según Zelaya, la cifra de muertos es superior e incluso podría alcanzar la decena.

Las autoridades locales han registrado al menos una veintena de heridos y decenas de detenidos por los disturbios y también por violar el toque de queda establecido desde el lunes y que ya ha sido levantado.

El hombre muerto en Tegucigalpa fue identificado como Francisco Alvarado, y el de San Pedro Sula como José Jacobo Perdomo, de 18 años, según fuentes policiales y judiciales.

Perdomo falleció el miércoles de un balazo del policía Denis Montoya, quien le disparó por no obedecer su orden de detenerse en un retén en la populosa colonia Rivera Hernández de San Pedro Sula, según declaró el Ministerio Público en esa ciudad, Rafael Fletes.

Después del hecho, el policía entregó su pistola en la comisaría y se dio a la fuga, pero ya ha sido denunciado por homicidio, añadió el fiscal. El joven se trasladaba en bicicleta y llevaba colgados al hombro unos zapatos de jugar al fútbol, según medios locales.

En Tegucigalpa, Francisco Alvarado murió también el miércoles a causa de una herida de bala que recibió en el abdomen el martes por la noche en medio de un enfrentamiento entre policías y seguidores de Zelaya en la colonia Flor del Campo, en el oeste de la ciudad.

Las autoridades locales han registrado al menos una veintena de heridos y decenas de detenidos

Un hermano de la víctima, Wilfredo Alvarado, relató a la prensa que Francisco "estaba descansando en su casa y salió a tomar un refresco a una pulpería" donde se originó el tiroteo de la Policía contra los manifestantes de la Flor del Campo.

El hombre fue trasladado herido por la Policía al estatal Hospital Escuela, donde murió, según dijo a la prensa el portavoz policial, Orlin Cerrato.

Al ser preguntado por los periodistas sobre si la familia sabe quién disparó contra Francisco Alvarado, su hermano respondió: "No".

Detenidos por violar el toque de queda

Cerrato agregó que "son mentiras, son falsedades" que haya habido diez muertos durante los disturbios registrados en Tegucigalpa después del regreso de Zelaya al país, como afirmó el miércoles el depuesto presidente hondureño.

"Tengo información de más de diez personas que fueron asesinadas ayer (por el miércoles)", dijo Zelaya en declaraciones por teléfono a medios de comunicación, sin que hasta el momento ni sus seguidores ni las autoridades hayan confirmado esos decesos.

Desde el regreso de Zelaya se han registrado disturbios y saqueos de negocios en algunos barrios y colonias de Tegucigalpa después de que policías y militares desalojaran a simpatizantes del gobernante depuesto de los alrededores de la sede diplomática.