Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El Parlamento celebra una sesión en la que podría enmendarse la Constitución

EFE ·07/12/2007 - 12:23h

EFE - El presidente del Parlamento libanés, el chií Nabih Berri, da un discurso en Baalbek, al este del Líbano, el pasado 31 de agosto.

El parlamento libanés tiene previsto reunirse hoy para elegir al nuevo presidente de la República, en una sesión en la que es posible que se enmiende la Constitución para que el jefe del Estado mayor, Michel Suleiman, pueda acceder al cargo.

Según la prensa libanesa, el presidente del Parlamento, el chií Nabih Berri, todavía no ha anunciado el aplazamiento de la sesión, como ha sido habitual en ocasiones anteriores, ya que es muy probable que hoy se apruebe enmendar la Carta Magna.

La emisora de radio la Voz del Líbano, que citó una fuente anónima de la oposición, señaló que los diputados fueron convocados hoy en el parlamento para votar la modificación de la constitución y que la elección presidencial podría producirse próximamente.

Mientras, un fuerte dispositivo de seguridad rodea la sede del parlamento en el centro de Beirut, donde la vida en las calles discurre con normalidad.

La candidatura de Suleiman ha sonado con fuerza en la última semana y ya ha sido apoyada oficialmente por la mayoría parlamentaria antisiria.

Sin embargo, su candidatura se enfrenta al escollo de la necesidad de reformar la Constitución para que pueda acceder a la presidencia.

La Carta Magna establece en uno de sus artículos que para que un alto cargo de la República pueda ocupar otro puesto de responsabilidad, tienen que transcurrir dos años entre la renuncia al primer cargo y la aceptación del segundo.

Además, el dirigente de la oposición, Michel Aoun, reiteró ayer la necesidad de alcanzar un acuerdo político entre las distintas partes antes de reformar la Constitución para que Suleiman sea presidente.

Aoun ha puesto una serie de condiciones previas como que el mandato del nuevo presidente sea de dos años en lugar de seis y que el primer ministro libanés sea elegido por consenso.

Esta es la séptima vez que se convoca a la cámara para votar al futuro presidente, ante la falta de consenso entre la mayoría y la oposición parlamentaria.