Viernes, 7 de Diciembre de 2007

El autor del tiroteo de Nebraska se sentía inútil y quería hacerse famoso

EFE ·07/12/2007 - 01:08h

EFE - Robert A. Hawkins, de 19 años, mató el miércoles a ocho personas en un centro comercial de la ciudad estadounidense de Omaha (Nebraska) y después se suicidó, en lo que fue uno de los tiroteos más graves ocurridos este año en Estados Unidos.

Robert Hawkins, el autor del tiroteo en un centro comercial de Nebraska, era un chico depresivo que se sintió como una "mierda toda su vida" y que creyó que con la masacre se iba a hacer "famoso", según una nota que dejó antes de perpetrar la matanza que fue distribuida hoy.

El joven, de 19 años, mató el miércoles a ocho personas en un centro comercial de la ciudad estadounidense de Omaha (Nebraska) y después se suicidó, en lo que fue uno de los tiroteos más graves ocurridos este año en Estados Unidos.

Hawkins vivía con la familia de un amigo, debido a "algunos problemas con su madrastra" y había perdido su trabajo en un McDonalds, informó hoy la cadena CNN.

Debra Maruca, quien había recibido a Hawkins en su casa, encontró la nota de despedida del joven después de recibir una llamada telefónica suya minutos antes de que perpetrara la masacre.

En la conversación de Hawkins con su "madre de acogida" le contó que había perdido su trabajo en una conocida cadena de comida rápida.

"Le dije 'vénte a casa y lo hablamos', pero él dijo que era demasiado tarde y que había dejado una nota en la que explicaba todo", contó.

En la misiva, el joven pedía "perdón por todo" lo que había hecho y afirmaba que no quería ser una carga para los demás, según Maruca.

Hawkins también escribió que se sentía como un "trozo de mierda toda su vida" y que "ahora se haría famoso".

El gobernador de Nebraska, Dave Heineman, afirmó que el estado tuvo la custodia del joven durante unos cuatro años, pero no especificó las razones.

La custodia finalizó en agosto de 2006 y desde hace año y medio Hawkins vivía con la familia de su amigo.

Maruca describió al joven como un "chico bueno", aunque tenía "muchos problemas emocionales".

En declaraciones al periódico local Omaha World-Herald, dijo que Hawkins le había mostrado la noche anterior al tiroteo un rifle, pero debido a su buen comportamiento no pensó nada malo.

Hawkins había roto recientemente con su novia y perdió su trabajo por haber robado supuestamente 17 dólares, de acuerdo con el rotativo.

La policía cree que Hawkins robó el arma, un rifle AK-47, de su padrastro, según el jefe policial del estado, Thomas Warren, quien indicó que se está investigando su procedencia y si el propietario tenía una licencia.

De acuerdo con las investigaciones de la policía, el joven entró en una tienda del centro comercial, miró a su alrededor y salió un momento, para volver seis minutos después con el rifle escondido debajo de su jersey, según muestran las cámaras de vigilancia.

La policía cree que el joven efectuó de manera indiscriminada unos 30 disparos con el rifle, sin que sus víctimas, de entre 24 y 66 años, fueran seleccionadas previamente.

Tras el tiroteo, Hawkins fue hallado muerto en la tercera planta del centro comercial con una herida que se había auto infligido.

Este es el segundo tiroteo masivo que se produce en un centro comercial en Estados Unidos este año.