Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Morales dejará el Gobierno si en el referendo recibe un voto menos que en 2005

EFE ·06/12/2007 - 21:51h

EFE - El Movimiento Al Socialismo (MAS), consiguió 1.544.374 votos, que equivalen al 53,74 por ciento de los sufragios emitidos.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dejará el Gobierno si en el referendo para la revocación de su mandato recibe un voto menos que los obtenidos en las elecciones del 2005, fórmula que también se aplicará a los nueve gobernadores del país.

El portavoz presidencial, Alex Contreras, explicó hoy que ese es el mecanismo que establecerá el proyecto de ley para la revocación de mandatos que el gobernante tenía previsto presentar este jueves.

Contreras señaló a Efe que la presentación se aplaza posiblemente hasta mañana, porque un equipo jurídico de Palacio de Gobierno trabajaba hasta altas horas de la noche de este jueves en la elaboración del texto de la norma.

La gobernadores, de los que seis son de fuerzas opositoras y un séptimo se ha distanciado del oficialismo, aceptaron hoy someterse al referendo para la revocación del mandato, aunque aguardan conocer los detalles y los plazos de la norma anunciada por Morales cuando sea presentada oficialmente al Parlamento.

El portavoz Contreras explicó a la prensa que están "ultimando" la redacción del proyecto, pero adelantó que establece la revocación del mandato de Morales y los nueve gobernadores si obtienen un voto menos que los logrados en las elecciones celebradas en diciembre de 2005.

En el caso del mandatario, su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), consiguió 1.544.374 votos, que equivalen al 53,74 por ciento de los sufragios emitidos.

En los mismos comicios se eligió por primera vez en las urnas a los nueve gobernadores departamentales, que hasta entonces eran designados directamente por el Gobierno de turno.

En las elecciones para la Asamblea Constituyente, celebradas en julio de 2006, el MAS consiguió un 50,7 por ciento de los votos.

Según una encuesta difundida a fines de noviembre pasado, en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz el respaldo al mandatario se situó en un 52 por ciento, diez puntos menos que el mes precedente.

Contreras explicó que bastará un voto de diferencia para tener un veredicto sobre la continuidad o no de la gestión del mandatario y los prefectos.

El presidente propuso el referendo el miércoles como un "desafío" para sus opositores, en particular a los gobernadores, cuatro de los cuales viajaron esta semana a Washington para denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la ONU los supuestos "atropellos" de Morales en la Constituyente y el Congreso.

"Si el pueblo dice 'se va Evo', no tengo ningún problema, soy más demócrata. El pueblo dirá quiénes se van y quiénes se quedan para garantizar este proceso de cambio", dijo el mandatario, que denunció que sus opositores buscaban "muertos" en las protestas para la caída de su Gobierno.

La oposición promueve desde el lunes pasado una huelga de hambre que ya secundan cerca de 400 personas.

Los huelguistas protestan contra Morales por la aprobación el 24 de noviembre, en primera instancia, de su proyecto de nueva Constitución, en un colegio militar de la ciudad de Sucre, al margen de la oposición y en medio de disturbios que causaron tres fallecidos y 300 heridos.

Además, protestan porque el oficialismo y sus aliados aprobaron la semana pasada en el Congreso dos leyes, una para trasladar la sede de la Asamblea y otra para pagar un bono usando recursos de las regiones, también sin la oposición.

El oficialismo confirmó hoy que la directiva de la Constituyente decidió reanudar sus sesiones el próximo 12 de diciembre en la localidad de Lauca Ñ, en la zona cocalera del Chapare, el fortín sindical de Morales.

El proyecto de ley sobre el referendo revocatorio debe ser tratado por el Congreso, donde el oficialismo controla la Cámara de Diputados y la oposición la de Senadores.

"El presidente estaba acorralado. Es una salida democrática y yo, como uno de los aludidos, acepto la invitación con las condiciones que ponga el Gobierno", indicó a la prensa el gobernador del departamento de La Paz, el opositor José Luis Paredes.