Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Briatore camela a la FIA

A tres pasos de convertirse en sesentón, las dotes seductoras de Flavio Briatore (57 años) siguen intactas. El director de Renault sabe qué tecla es preciso apretar en cada ocasión. Con los pilotos, con las mujeres y con los directivos de la Fórmula 1.

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·06/12/2007 - 22:49h

A tres pasos de convertirse en sesentón, las dotes seductoras de Flavio Briatore (57 años) siguen intactas. El director de Renault sabe qué tecla es preciso apretar en cada ocasión. Con los pilotos, con las mujeres y con los directivos de la Fórmula 1.

Su penúltimo requiebro, ayer mismo en Mónaco, posibilitó que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) no sancionase a la escudería francesa por presunto espionaje a McLaren. En consecuencia, el fichaje de Fernando Alonso está a punto de ser anunciado. Consciente de lo desesperado de la situación, el italiano no quiso presentarse ante el Consejo Mundial reunido ayer en Montecarlo con las manos vacías. El miércoles se dejó entrevistar por el diario británico Daily Express, que ayer publicó una amenaza envuelta en dolorida queja. "McLaren ha comentado muchas cosas malas de nosotros en las últimas semanas, muy dañinas. Seremos absueltos y una vez que se anuncie el veredicto consideraremos acciones legales. Han difamado nuestra reputación", se lamentó.

La amenaza surtió efecto

La FIA, poco amiga de que sus trapos sucios se aireen en las ventanas de los juzgados, decidió no castigar al malo pero simpático golfo Briatore. Ahora, el atractivo italiano se dispone a oficializar su última conquista. O, mejor, la re-conquista del asturiano Fernando Alonso.

Antes que la contratación del bicampeón mundial español, Renault se jugaba ayer la supervivencia. La pérdida de todos los puntos de 2007, que le habían permitido ser tercero por equipos tras el castigo a McLaren, y una multa similar a la impuesta al conjunto británico por espiar a Ferrari, 100 millones de dólares, habrían socavado los cimientos económicos y, en consecuencia, deportivos de la marca del rombo.

Ni a los patrocinadores ni a Fernando Alonso les hubiera seducido firmar por un equipo en horas bajas. Disminuido y con escasa capacidad para mejorar el coche. De ahí la importancia, tanto para Renault como para el piloto español, que la FIA absolviera de toda culpa a la escudería gala. Briatore, consciente de ello, apretó dónde y cómo tenía que apretar y logró su objetivo.

Además, porque todo hay que decirlo, a la FIA tampoco le interesaba que uno de los grandes animadores del campeonato, el bicampeón Fernando Alonso, acabara malviviendo toda una interminable temporada en una escudería menor. Una pugna a tres bandas, como mínimo, entre Raikkonen (Ferrari), Hamilton (McLaren), y Alonso (Renault) eleva las emociones, el interés, las audiencias y, en definitiva, los ingresos. El fichaje de Fernando, su regreso a Renault, es un secreto a voces y sólo falta que se haga oficial, algo que sucederá en breve.

Noticias Relacionadas