Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Evo Morales reta a la oposición con un referéndum múltiple

El presidente boliviano propone que él y los nueve gobernadores se examinen ante los votantes

PÚBLICO ·06/12/2007 - 22:15h

EFE - Un grupo de manifestantes bolivianos se dispone a enfrentarse a la Policía en las calles de Cobija, el pasado 30 de noviembre. EFE

Cansado de las críticas y en medio de un proceso de reforma constitucional marcado por los disturbios, el presidente de Bolivia, Evo Morales, optó anoche por pedir que se deje hablar al pueblo.

En un mensaje dirigido a la nación, Morales propuso un referéndum "revocatorio" sobre su gestión y la de los nueve gobernadores regionales (seis de ellos de la oposición). Quienes pierdan verían su cargo "revocado" por voluntad popular.

"Si el pueblo dice que se vaya Evo, no tengo ningún problema, soy el más demócrata. El pueblo dirá quiénes se van y quiénes se quedan para garantizar este proceso de cambio", dijo el mandatario.

Morales no precisó la fecha de la consulta popular, pero dijo que en unas horas enviará un proyecto de ley sobre el referéndum al Congreso para que la cita sea convocada cuanto antes.

"(Quiero que) todos, democráticamente, nos sometamos a este referéndum revocatorio para que el pueblo diga su verdad, que diga sí o no a este proceso de cambio", afirmó.
La piedra angular del proceso de cambio impulsado por Evo Morales, que el 18 de diciembre de 2005 se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia, es la reforma de la Constitución.

Más poder a los pobres

A diferencia de su homólogo venezolano Hugo Chávez, que sometió la reforma constitucional directamente a las urnas, el presidente boliviano creó una Asamblea Constituyente para que realice las reformas de la Carta Magna, antes de someterla a referéndum popular el año que viene.

La reforma constitucional, que prevé dar más poder a la mayoría pobre e indígena del país, hace frente a una oposición acérrima por parte de las fuerzas conservadoras.
Cuatro gobernadores conservadores se encuentran en EEUU para denunciar ante varios organismos internacionales lo que consideran actuaciones "ilegales" del partido de Morales en la Asamblea.

El pasado 24 de noviembre se aprobó una parte del proyecto de Constitución. La oposición ha denunciado que la aprobación se hizo de forma ilegal, porque fue en un colegio militar de Sucre, con representantes del partido oficialista y algunos aliados, y en medio de disturbios en la puerta del edificio que causaron tres muertos y cerca de 300 heridos.

Desde entonces, 350 personas se han ido sumando a una huelga de hambre en protesta por lo que consideran "atropellos a la democracia". El mayor número de huelguistas está en el departamento de Santa Cruz, el más rico del país y gran feudo de la oposición.

El presidente considera que la oposición está "impulsando la violencia" y "usando injustamente al pueblo" para forzar su salida de Palacio Quemado, como se conoce el palacio de Gobierno boliviano.


El vicepresidente del Senado, Carlos Borth, dijo que la propuesta de referéndum "no tiene sentido", ya que la propia revisión de la Carta Magna prevé elecciones para renovar al presidente, gobernadores y Parlamento.

Noticias Relacionadas