Jueves, 6 de Diciembre de 2007

La comunidad evangélica se reúne después de 10 años

Los protestantes se quejan de no tener suficiente apoyo institucional

LEA DEL POZO ·06/12/2007 - 21:22h

"Ya no nos pegan fuego como antes, pero... ". Eso lo decía ayer Francisco Arjona, pastor de la Misión Cristiana Europea en Córdoba. En ese momento pasaba una señora pelirroja. "Ya era hora, ya era hora, porque España, vaya tela". Y se sonríen. Con complicidad.

Se inauguraba el VII Congreso Evangélico bajo el título "Proclamando la esperanza en Jesús". La inauguración corrió a cargo de Montserrat Coll, directora de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia. Para la clausura, el domingo, se espera al ministro, Mariano Fernández Bermejo.

El último congreso fue hace diez años. En éste pretenden revisar objetivos y buscar otros nuevos. Pero también verse las caras. "Te esperamos esta noche en casa", le dice un matrimonio a Arjona. Todos sonríen mucho. "Hace treinta y nueve años que somos evangélicos. Fue algo glorioso", explica María Rosa Heredia. Ella es la mujer de un pastor de la Iglesia Evangélica Asambleas de Dios. Habla muy rápido y explica que dentro del protestantismo hay tantas iglesias como en el catolicismo órdenes religiosas. "Están los capuchinos, los jesuitas, etc. ¿verdad?". María Rosa ayuda a su marido "en el trabajo ministerial. Hace muchos años que vamos pastoreando". Y sus hijos, "gracias a Dios", también decidieron bautizarse y ser evangélicos.

Las diferencias

Los protestantes piensan que el bautismo es una decisión que hay que tomar de adulto, a diferencia de los católicos. No creen en las imágenes ni en que haya que hacer méritos para ganarse el cielo. "El amor de Dios es suficiente", dicen.

En el dinero también son diferentes. "Nosotros hablamos de la neutralidad del Estado, no pedimos privilegios", dice Guillem Correa, presidente del Consejo Evangélico de Catalunya. Y es que Bautistas, Adventistas, Pentecostales... todos adolecen de lo mismo: la falta de dinero para sus obras de caridad y lugares de culto. Pero las denuncias no acaban ahí. "Algunos municipios planean normas tremendamente restrictivas para impedir que tengamos sitios de culto", afirma Correa.

Muchos latinoamericanos

Hoy en día, los evangélicos en España han visto aumentado el número de sus fieles gracias a la inmigración. El pastor Llorenç González explica que sobre todo se han incorporado latinoamericanos. Pero también nigerianos y rumanos. "Se sorprenden mucho cuando les digo que Él me demuestra que existe". Quienes se sorprenden son los amigos que no profesan la misma fe que Eliel Rodríguez, un chico de sólo veintiún años. Él está convencido y muy orgulloso de sus creencias. No hay resquicio para la duda.Y continúa. "Además me lo demuestra no una, sino unas dos o tres veces por semana". Amén.

 

Los números de una religión a la sombra

Practicantes

Según la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), en nuestro país hay

400.000 evangélicos que asisten regularmente a servicios religiosos.

NO practicantes

Se calcula que existe entre uno y un millón y medio de evangélicos creyentes no practicantes

Los trabajadores

Existen unas 2.000 congregaciones ,1.000 pastores y 700 misioneros .

Por Comunidades

Catalunya y Madrid son las CCAA con más adeptos. Con 40 mil cada una. La tercera es Galicia, seguida del País Valenciano y Andalucía.

La Excepción

Mención aparte merece la comunidad gitana, ya que se cree que entre un 10 y un 15% pertenece a esta religión.