Jueves, 6 de Diciembre de 2007

El Dalai Lama no excluye que en su próxima reencarnación pudiera ser una mujer

EFE ·06/12/2007 - 21:45h

EFE - El líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, gesticula durante su participación en la conferencia internacional "Compartir la sabiduría: El caso del amor y el perdón".

El Dalai Lama, que realiza una visita a la ciudad italiana de Milán (norte), no excluyó hoy que su sucesor pudiera ser una mujer o que pueda ser reconocido mientras él está aún vivo.

El líder religioso tibetano señaló, citado por la agencia Ansa, que "el próximo Dalai Lama podría ser una mujer" y explicó que "si fuese más útil una mujer el Lama podría reencarnase en esa forma".

Según "el Budda Dharma, hombres y mujeres tiene igual derecho", agregó.

Tenzin Gyatso, de 72 años, dijo que el decimoquinto Dalai Lama del Tíbet podría ser reconocido mientras el decimocuarto aún está vivo pues "para la tradición tibetana existen reencarnaciones en vida".

El Dalai Lama llegó ayer a Milán para una visita a Italia de once días, que le llevará también a Roma, donde participará en una "cumbre" de premios Nobel de la Paz, distinción que recibió en 1989.

Durante su estancia en Italia no está previsto que sea recibido por ningún componente del Gobierno.

El Dalai Lama precisó que la naturaleza de su visita "no es política" y que no quiere "crear problemas" al Estado ni a las autoridades de los países que visita.

El líder religioso tibetano celebrará desde mañana en Milán tres días de enseñanzas sobre cómo recorrer "el camino de la paz interior", a los que se han inscrito unas 8.000 personas.

El Premio Nobel de la Paz 1989 explicó que la paz interior es la condición necesaria para lograr la paz en el mundo, pues hay que "mejorar al hombre desde lo profundo".

En este sentido, agregó que "todas las grandes religiones, aunque si son diversas, tiene una enorme potencialidad para realizar la paz interior".

Tenzin Gyatso asumió el poder en el Tíbet tras la invasión china de 1949, pero tras el fracaso del levantamiento tibetano contra las tropas chinas, el lama escapó y se exilió en Dharamsala, en el norte de la India.

Durante su primer día de actividad en Milán, el Dalai Lama además de hablar con la prensa fue recibido durante una hora por arzobispo de la ciudad, el cardenal Dionigi Tettamanzi.

También se entrevistó con el presidente de la provincia de Milán, Filippo Penati, quien expresó a la prensa su solidaridad a las personas que como "el Dalai Lama se oponen a aquellos regímenes totalitarios, también el comunismo, que quitan las libertades civiles y religiosas".

En su agenda, figuran encuentros con el presidente de la región de Lombardía, Roberto Formigone, y con la alcaldesa de Milán, Letizia Moratti.