Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Las matronas reivindican su labor y exigen más recursos

OLIVIA CARBALLAR ·06/12/2007 - 21:00h

Ni Yolanda Cores ni Tolina García tienen hijos. Pero ambas saben que el mejor parto no pasa por la medicalización. Y lo saben porque han asistido cientos, muchos de ellos, en el hospital sevillano de Valme y otros tantos en casa. Son matronas. "El parto es más que un niño que sale por una vagina", dice Yolanda de manera pausada. "No se puede despersonalizar algo que necesita tanta intimidad", añade. Y para ello, dice, son necesarias dos cosas: aumentar la plantilla de matronas y reciclar la formación del personal. "El sistema sanitario está muy jerarquizado y nosotras tenemos que pelear por un hueco que es nuestro", reivindica. En España hay 5.700 matronas, según la asociación nacional.

Yolanda se altera cuando explica que la maternidad no está protegida. "¿Es posible que una mujer tenga un hijo, lo cuide, trabaje y tenga que estar espectacular?", se pregunta. Y se responde: "Hoy la maternidad es un artículo de lujo y se ve como un quiste que se tiene que extirpar". Por ello cree que es "mejor que el Gobierno dé un año o año y medio de permiso que 2.500 euros".

Partos a domicilio

Tolina ha dado sus, hasta ahora, 70 años de vida por su trabajo. Antes de Valme, atendió los partos de un pueblo entero, Los Corrales (Sevilla) y algunos del vecino Martín de la Jara. Eran los años sesenta. A domicilio. "Como yo llevaba la cuenta de las embarazadas, iba a verlas sin que me tuvieran que llamar", cuenta feliz junto a su madre, de 100 años, que también se acuerda de algún caso. "Una vez tuve que atender a una mujer en un tractor. Era Nochebuena. La mujer había venido a un cortijo a preparar la cena a los señores. Tuvo gemelos", dice Tolina. Como para que su madre no presuma de hija.