Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Parir como en casa

Los hospitales andaluces llevan más de 15 años de trabajo para humanizar los partos

OLIVIA CARBALLAR ·06/12/2007 - 20:53h

El agua tibia relaja y favorece la dilatación. JUPITER

El porcentaje de cesáreas en España copa entre el 23% y el 45% de los partos; en el hospital La Inmaculada de Huércal-Overa (Almería) no pasa del 13%. La tasa en España de episiotomías -o corte entre la vagina y el ano- representa el 60-70%; en el hospital de Huércal-Overa sólo se han practicado este año un 15%. Los fórceps se utilizan en España en el 65% de los casos; en el hospital de Huércal-Overa, el porcentaje es el mismo pero con ventosas, más aconsejadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Son tres ejemplos que otorgan a Andalucía más de 15 años de ventaja con respecto a España en la práctica de alumbramientos humanizados. Justo el tiempo que lleva trabajando el hospital almeriense para que la mujer dé a luz de la forma menos medicalizada posible. ¿Sus herramientas? Las recomendaciones de la OMS. Las mismas que seguirá la Estrategia de Atención al Parto Normal, anunciada por el ministro de Sanidad, Bernat Soria, en septiembre, y que considera el hecho de parir como un proceso "fisiológico, singular y único" en la vida de las mujeres.

La forma más sencilla de lograrlo es ofrecer cuidados individualizados basados en las necesidades de cada mujer y en sus preferencias. En resumen, parir como en casa. Recientemente, comunidades como Catalunya, Valencia o Galicia trabajan también en estas prácticas.

Toda la red pública

En Andalucía, el hospital almeriense de La Inmaculada no es el único: 16 centros más del Servicio Andaluz de Salud (SAS) aplican ya este programa, dotado con una financiación de 833.000 euros. Y "próximamente" será extendido a toda la red de hospitales públicos con maternidades.

"En el parto se hace una serie de rutinas que no benefician a la mujer, como los enemas, sin ninguna evidencia científica, y eso es lo que evitamos", explica el jefe de servicio de Obstetricia del centro de Huércal-Overa, Longinos Aceituno.

Actualmente, muchos hospitales andaluces están realizando reformas para que los paritorios se conviertan en salas de dilatación-parto con el objetivo de que la mujer tenga "intimidad, tranquilidad, pueda estar acompañada en todo momento, se desplace o se duche cuando quiera", asegura un portavoz de la Consejería de Salud. Además, la adquisición de sillones especiales permite elegir la postura más cómoda, entre ellas, la vertical. De hecho, de los 1.500 partos anuales que asiste el hospital La Inmaculada, el 15% se realiza en esta posición.

Lactancia y contacto

La promoción de la lactancia materna es otra de las principales líneas del plan andaluz: "Si las tomas de leche no se pueden hacer directamente del pecho de la madre, se garantiza una correcta conservación de la misma hasta que se le administra mediante cucharita o vasitos especiales", aclara la misma fuente. Esta actuación va directamente relacionada con la no separación del niño: "Si la madre no puede estar en continuo contacto con el bebé [piel a piel] por estar recuperándose de la anestesia, se promueve que sea el padre".

Éste también tiene su parcela de protagonismo en el programa andaluz. "Se pretende que el padre participe de manera activa en el proceso de nacimiento y crianza; que pueda acompañar en todo momento a la madre", explican desde la Consejería de Salud.

Raquel Mota no tuvo un parto traumático, le hicieron cesárea, pero la separaron de su hijo nada más nacer: "Los que lo hacen bien no te separan de él ni para identificarlo". Como mujer y como presidenta de la asociación El Parto es Nuestro, se queja de que España lleva 20 años de retraso con respecto a los países nórdicos. "Allí se dan las mejores tasas de natalidad con las mejores tasas de cesáreas; aquí debe fallar algo entonces". Y aclara que no se trata de realizar un tipo de parto distinto, sino de seguir simplemente "las recomendaciones de la OMS y dejar que la mujer decida libremente cómo quiere dar a luz a su hijo".

Para ello, añade Raquel, "no hace falta esperar a tener nada porque son cosas de no hacer". Y Andalucía es la prueba, que "se ha adelantado en estas buenas prácticas a las que toda mujer tiene derecho porque benefician a su salud y a la del bebé", asevera a Público.

Atención multicultural

El proceso de humanización en Andalucía incluye también un apartado que promociona iniciativas encaminadas a salvar barreras lingüísticas. Las matronas del hospital Punta de Europa, en Algeciras (Cádiz), han elaborado un pictograma en tres idiomas (inglés, francés y árabe), que transmite una información "básica, pero muy completa", sobre cuándo la mujer tuvo la regla por última vez, si ha roto aguas o si tiene contracciones.

La tabla de símbolos ha contribuido a "disminuir la ansiedad e inseguridad que puede tener la madre por la falta de comunicación". Y tal es el éxito, que ya se aplica en otras áreas, como en Cuidados Intensivos, a pacientes intubados. Este hospital registró 132 partos de mujeres extranjeras en 2006. En Andalucía, nacen 80.000 niños al año.

Noticias Relacionadas