Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Los campesinos de Sumilao exigen su tierra

·06/12/2007 - 20:13h

Hace diez años una fotografía en blanco y negro de la campesina Linda Ligmon con las mejillas cubiertas de lágrimas fue portada del diario filipino SunStar. Su comunidad, los indígenas higaonon, reclamaban 177 hectáreas en San Vicente –un pueblo de Sumilao– para seguir cultivando cereales y arroz. Tenían la ley de su parte. Una reforma agraria de 1988 reconocía que la tierra era suya. Sin embargo el dueño anterior a la amortización, Norberto Quisumbing, quería venderla y lo consiguió en 2002. San Miguel es la nueva dueña de la tierra de los higaonon y la utiliza para la cría de cerdos. El 6 de noviembre Linda Ligmon junto a otros 54 campesinos completaba exhausta una marcha a pie de 1.700 kilómetros desde su aldea hasta la capital Manila para seguir exigiendo su tierra prometida.