Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Visto para sentencia el caso de Hilali, reclamado por España, en los lores

EFE ·06/12/2007 - 20:30h

EFE - El juez Baltasar Garzón, a su llegada a la Audiencia Nacional.

El caso del marroquí Farid Hilali, reclamado por España en relación con los atentados terroristas del 11-S de 2001 contra Estados Unidos, quedó hoy visto para sentencia en la Cámara de los Lores, la más alta instancia judicial del Reino Unido.

Hilali, detenido en el Reino Unido en el 2004 a raíz de una euro-orden del juez Baltasar Garzón, había logrado el pasado 25 de abril una orden de "habeas corpus" del Tribunal Superior de Londres, que, sin embargo, el 15 de junio le negó la libertad condicional que pedía su defensa.

En la vista de este jueves, el abogado James Lewis, representante de la Fiscalía de la Corona, que actuaba en nombre del Estado español, defendió su entrega inmediata a la justicia española argumentando que las euro-órdenes se basan en la mutua confianza entre los tribunales de los dos Estados, por lo que no cabía alegar abuso de procedimiento.

Si existen problemas formales, éstos debía resolverlos la justicia del país que demanda la extradición, en este caso España, sostuvo Lewis.

El defensor de Hilali, Alun Jones, reiteró sus acusaciones de abuso del proceso de la euro-orden por parte española y dijo que su cliente, cuya extradición a España autorizó un juez británico en junio del 2005, necesitaba la protección de los tribunales británicos.

Los abogados de Hilali habían solicitado ya anteriormente la puesta en libertad de su cliente al Tribunal Superior después de que su defensa considerase ilegal y arbitrario que el marroquí siguiera en prisión tras el fallo alcanzado en junio pasado por el Tribunal Supremo de España, que rebajó de 27 a 12 años la pena de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional a Abu Dahdah.

La Audiencia Nacional española basó la acusación contra Hilali en el hallazgo en un piso de Hamburgo, donde estuvo Mohamed Atta, uno de los pilotos suicidas del 11-S, de una agenda con el teléfono de "Abu Dahdah", supuesto cerebro de la célula de Al Qaeda en Madrid, y en el contenido de las conversaciones telefónicas con el marroquí.

Hilali telefoneó a Imgad Eddin Barakat Yarkat, alias "Abu Dahdah" semanas ante de los atentados terroristas contra Estados Unidos.

El marroquí figura entre los treinta y cinco procesados por el juez Garzón por su presunta pertenencia a la estructura española de Al Qaeda que participó en la preparación de aquellos atentados.

Detenido en 1999 en los Emiratos Árabes por llevar documentación británica falsa, Hilali fue deportado a Marruecos, desde donde regresó al Reino Unido en septiembre de 2000, tras pasar por España.

Tres años después fue detenido en Londres bajo la Ley Antiterrorista y permaneció en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh por entrar ilegalmente en el país.

En junio del 2004, Hilali fue detenido de nuevo en Londres en seguimiento de la orden europea de detención emitida por España después de que Garzón lo identificara como "Shakur", el hombre que telefoneó a "Abu Dahdah".

En su conversación con éste, Hilali le dijo entre risas que "estaba dando clases muy buenas" y que "ahora habían entrado en el campo de la aviación" y que habían "degollado al pájaro", presunta referencia al símbolo estadounidense del águila.

En la vista celebrada en noviembre de ese año, el abogado James Lewis, que representaba a España, indicó que Hilali podía haber participado "en un comando que fue entrenado (en el pilotaje de aviones) unos días antes de los ataques del 11-S".