Jueves, 6 de Diciembre de 2007

El BCE está preparado para contrarrestar los riesgos al alza sobre la estabilidad de los precios

EFE ·06/12/2007 - 11:25h

EFE - El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, sonríe antes de comparecer ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas, el pasado 9 de octubre.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió hoy de que la entidad "está preparada para contrarrestar los riesgos al alza para la estabilidad de precios", es decir, que podría subir los tipos de interés.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno, Trichet hizo hincapié en que el BCE actuará si es necesario para evitar que el reciente encarecimiento del petróleo se traspase a otros precios o a los salarios.

No obstante, algunos analistas consideran que el banco europeo no va a incrementar el precio del dinero hasta que no desaparezcan las turbulencias en los mercados financieros y prevén que lo mantendrá en los próximos meses.

El BCE advirtió de la existencia de riesgos inflacionistas a corto plazo en la zona del euro tras dejar inalterados los tipos de interés en el 4 por ciento.

Trichet dijo que el máximo órgano ejecutivo de la entidad debatió mantener las tasas o subirlas pero no bajarlas.

El presidente del BCE explicó que la decisión de dejar inalteradas las tasas "se tomó por consenso", si bien algunas voces en el consejo de gobierno estaban a favor de incrementarlas, entre las que se podría encontrar la del presidente del Bundesbank, Axel Weber.

Sin embargo, el comité de política monetaria del Banco de Inglaterra recortó en un cuarto de punto porcentual los tipos de interés hasta el 5,5 por ciento, el primer descenso en los dos últimos años.

La Reserva Federal estadounidense (Fed) ha reducido las tasas desde septiembre en 75 puntos básicos, hasta el 4,5 por ciento, y lo volverá hacer la próxima semana, según las expectativas de los mercados financieros.

El BCE revisó al alza sus proyecciones de inflación para este año y para 2008, por el fuerte incremento del precio del petróleo y de algunos alimentos.

El economista jefe del banco alemán Commerzbank, Jörg Krämer, consideró que en la rueda de prensa "Trichet enfatizó con fuerza los riesgos al alza sobre la inflación" pero que es más importante que el BCE haya revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para 2008.

Krämer opinó que el BCE no subirá los tipos de interés en los próximos meses.

Para 2008, el BCE pronosticó un incremento de los precios entre un 2 y un 3 por ciento, una media del 2,5 por ciento, 5 décimas por encima de los cálculos de septiembre (1,5-2,5 por ciento).

La entidad no prevé que la tasa de inflación de la zona del euro se situé en el nivel que considera adecuado para garantizar la estabilidad de precios, que es un porcentaje cercano pero siempre por debajo del 2 por ciento, hasta 2009.

La preocupación del BCE por la inflación hubiera llevado a la entidad a subir hoy las tasas, como querían algunos de los miembros del consejo de gobierno, pero la incertidumbre actual en la economía por el impacto que podría tener la crisis crediticia es la razón por la que la entidad decidió dejarlas inalteradas, dijo Trichet.

El banquero francés señaló que "la nueva apreciación del riesgo en los mercados financieros y la incertidumbre sobre su posible impacto en la economía es la razón por la que consideramos que no era oportuno subir los tipos de interés".

Esta incertidumbre ha llevado al BCE a revisar a la baja su previsión de crecimiento en la zona del euro en 2008 hasta una horquilla entre el 1,5 y el 2,5 por ciento, es decir, una media del 2 por ciento, 3 décimas por debajo de las cifras publicadas en septiembre.

La actual crisis crediticia, debido al impago de las hipotecas de alto riesgo estadounidenses, ha creado tensiones en el mercado de dinero del euro, donde los tipos de interés a los que los bancos comerciales se prestan el dinero han subido con fuerza.