Jueves, 6 de Diciembre de 2007

La justicia francesa cree que la etarra detenida fue la que disparó

El fiscal asegura que fue un atentado premeditado y en ningún modo fortuito. 

AGENCIAS ·06/12/2007 - 18:20h

Fue la etarra detenida ayer por la policía francesa la que efectuó los disparos que acabaron con la vida de dos guardias civiles el pasado sábado en el sur de Francia. Esa es la hipótesis con la que trabajan los investigadores franceses, según ha dicho hoy el fiscal jefe de París, Jean-Claude Marin.

Sin embargo, las pistolas que les fueron decomisadas ayer a los dos detenidos no han sido las empleadas en el atentado, según las pruebas balísticas. Una de las explicaciones que se manejan es que, antes de separarse, los dos arrestados intercambiaran sus pistolas con el tercer etarra que participó en el atentado. 

Otra de las hipótesis que está considerando la policía francesa, respaldada por informes de especialistas en balística, es que el autor de los disparos que acabaron con la vida de Raúl Centeno y Fernando Trapero fue el etarra huído, cuya pista se perdió en Burdeos y que todavía no ha sido localizado ni identificado.

Un crimen “premeditado”

El fiscal Marin aseguró que el crimen fue "premeditado" y "no fortuito", ya que la reconstrucción de los hechos ha permitido saber que los tres etarras integrantes del comando identificaron a los guardias civiles y registraron su vehículo para confirmar su pertenencia a la Benemérita antes de asesinarlos.

Los expertos antiterroristas franceses cotejan en la actualidad los restos de ADN encontrados y los de los detenidos, analizan los informes de las autopsias a los agentes y diferentes testimonios para avanzar en la investigación.

En función de todas esas pruebas, la Justicia decidirá a partir del domingo con qué cargos imputa a los arrestados. El fiscal admitió que "aun es pronto para establecer si serán acusados de asesinato".

Respecto al tercer integrante del comando, Marin dijo que su búsqueda es "difícil y lo será más según pase el tiempo", aunque se mantiene el dispositivo de las fuerzas de seguridad francesas.

La justicia francesa pide prudencia

La Justicia francesa considera que existen elementos para vincular a los dos presuntos etarras detenidos ayer con el atentado del pasado 1 de diciembre en Capbreton, pero pide prudencia mientras prosiguen las investigaciones. Sin embargo, las autoridades españolas sí confirmaron esa vinculación: el ministro de Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha confirmado “al cien por cien” que los detenidos forman parte del comando etarra que acabó con la vida de los guardias.

"Hay que tener prudencia para tratar todos los elementos de esta investigación, aunque hay probabilidades de que sean responsables del asesinato", dijo Marín en una rueda de prensa en París.

El fiscal hizo un resumen de las pesquisas sobre el atentado en el que murieron dos guardias civiles españoles y manifestó que la investigación por ese crimen es independiente de la que se lleva a cabo por el intento de robo de un coche que condujo a la detención de los etarras.

"Hay elementos para establecer los lazos, pero hay que tener precaución para vincular el asesinato con el intento de robo del coche", dijo.

No está clara la identidad de la detenida

Marin tampoco coincidió con Rubalcaba en la identificación de uno de los dos arrestados.

Mientras que el ministro español señaló que la mujer detenida es Saioa Sánchez Iturregui -una de las etarras más peligrosas y buscadas-, el fiscal francés aseguró que se trata de Amaya Alonso. En la identidad del otro detenido, Asier Bengoa, si que estuvieron de acuerdo.

Los dos etarras, que serán trasladados durante la jornada de hoy a París, se han limitado a confirmar su pertenencia a ETA y se han negado a responder al interrogatorio policial.

Noticias Relacionadas