Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

La autopsia de Diego García confirmó su lesión cardiaca

Hace seis años se confirmó el primer informe de la causa de la muerte del atleta de maratón Diego García: Padecía una miocardiopatía arritmogénica

IGNACIO ROMO / MADRID ·26/09/2007 - 23:36h
Un mes después de su fallecimiento, los especialistas en medicina deportiva siguen aguardando la publicación del informe de la necropsia de Puerta. Los resultados no se hacen públicos y ahora se extienden datos que apuntan en otras direcciones y ponen en duda el primer diagnóstico. Justamente lo contrario a lo sucedido en el caso de Diego García, el corredor de maratón guipuzcoano que murió hace seis años mientras se entrenaba.

La autopsia de Diego García sí confirmó que padecía una miocardiopatía arritmogénica. Era la misma enfermedad que se atribuyó de forma oficial a Puerta y el examen del corazón del atleta no ofreció dudas.

El tejido cardiaco del corredor guipuzcoano, noveno clasificado en el maratón de los Juegos Olímpicos de Barcelona'92, mostraba la sustitución de las fibras musculares cardiacas normales por grasa o tejido fibroso, alteración que termina desencadenando un ritmo anormal en los latidos. Seguramente Diego habría tenido esta enfermedad desde su nacimiento. Al principio sería pequeña, pero con el paso del tiempo la zona fibroadiposa iría evolucionando y aumentando.

La autopsia de Diego García confirmó que la lesión ocupaba los dos ventrículos: estaba muy extendida. El Instituto Nacional de Toxicología de Madrid remitió al Juzgado de Azpeitia un informe en el que, además de ratificar que el fallecimiento de Diego García fue consecuencia de una fibrilación ventricular -es decir, una arritmia localizada en las cavidades del corazón que bombean la sangre al exterior- desvelaba que el fondista padecía una afección descrita como "miocardiopatía arritmogénica biventricular". En este caso, el informe de la autopsia era claro.