Archivo de Público
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009

Al Barça le faltó feeling

Los de Guardiola fueron superiores la mayor parte del duelo, pero no encontraron su verdadero fútbol. Etoo, sin protagonismo alguno, pagó la nula ambición del equipo de Mourinho

ENRIQUE MARÍN ·16/09/2009 - 22:36h

REUTERS - El barcelonista Ibrahimovic intenta zafarse del brasileño Lucio y el argentino Samuel.

En el caso de Etoo, la venganza de existir motivos para ella no se sirvió en plato frío. El camerunés se estrenó con el Inter en Europa ante el Barça, su pasado aún demasiado reciente. Sin embargo, el reencuentro fue decepcionante. Sin nadie que le asistiera y demasiado lejos del área, Etoo pasó por el partido de puntillas, como si lejos de querer vengarse, no hubiera querido molestar. Su equipo siempre jugó en función del rival. Sobre todo al principio y al final del partido. Entre medias, fue el Barça el que se encargó de darle algo de protagonismo a los italianos. A los de Guardiola les faltó feeling con su habitual fútbol de posición.

Mourinho aduce que, a diferencia del Barça, su Inter aún está en construcción. Puede que el portugués tenga razón, pero, visto cómo jugó su Inter anoche, de momento suena a excusa. Candidatos ambos a levantar por las orejas la Copa de Europa, con dos entrenadores que marcan estilos antagónicos, pero ambos basados en el entrenamiento, el partido prometía, pero resultó un fiasco. Primero porque el Inter nunca quiso disputarlo de tú a tú y se limitó a no perder. Y después porque el Barça no logró imponer su fútbol y el empate, siendo bueno, sabe a poco visto lo barata que estuvo la victoria.

Ibrahimovic, muy pitado, estuvo impreciso y Messi jugó por libre

Al no ser una eliminatoria sino un partido de la liguilla previa, la tensión no era la misma y se presumía más espacio para disfrutar. Pero quizás la entidad del rival y el morbo de tener enfrente a Etoo y en sus filas a Ibrahimovic maniató a los azulgrana. Sin Chygrynskiy, inhábil para la Champions, Guardiola confió a Puyol y Piqué el papelón de evitar que Etoo se cobrara la deuda o deudas que pudiera tener pendientes. En realidad, Etoo no tenía nada que reivindicar porque su salida del Barça no fue una cuestión de prestaciones futbolísticas. Por más que Ibrahimovic pueda aportar más fútbol, aunque posiblemente menos goles, el camerunés no sigue en el Barça por secreto de alcoba, de vestuario en este caso.

El Barça se metió antes en el partido y en menos de diez minutos generó hasta tres ocasiones de gol, una de ellas clamorosa que erró Ibrahimovic. El Inter se mostraba como un equipo acomplejado, preocupado de incomodar al Barça en la posesión y con muy pocos recursos las pocas veces que tenía el balón. Etoo estaba perdido en el partido, a la espera de un balón largo tras el que correr. Es lo que le espera al camerunés en Italia.

Por su parte, el ex madridista Sneijder, jugador llamado a mover al Inter, no asumía su papel y el primer acercamiento neroazzurro lo protagonizó por libre Diego Milito, aunque Valdés, que llevaba media hora sin moverse, atajó su disparo.

El árbitro se tragó dos penaltis a favor del Barça y el Inter acabó agazapado

Con el partido amuermado, pues el Inter jugaba a ser el Inter y el Barça no lograba ser el Barça, Messi decidió soltar amarras. Abandonó su banda para imaginarse un partido distinto al que su equipo necesitaba. De Henry se dudó hasta de su presencia y esta vez ni Xavi fue capaz de descongentionar a su equipo.

Antes de entrar Iniesta, quien apenas tuvo tiempo para cambiar el rumbo del partido, el árbitro se tragó un penalti por clara mano de Stankovic y otro posible por empujón de Lucio a Henry. El Barça cogió el balón y ya no lo soltó, pero sin sacar provecho. El Inter suma ya 33 partidos sin perder en el Giuseppe Meazza, San Siro cuando el que juega es el Milan. Anoche, el Barça debió haber roto su racha.