Viernes, 7 de Diciembre de 2007

Una cámara para combatir el olvido

Diseñada sin un uso definido hace años, la SenseCam ayuda a recuperar la memoria a enfermos con lesiones cerebrales

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·07/12/2007 - 07:09h

La SenseCam fue desarrollada en 1999 para recopilar datos visuales.

En el hospital Addenbrooke (Cambridge, Reino Unido), una paciente que sufre amnesia lucha contra el olvido con la ayuda de una cámara de fotos. La SenseCam, desarrollada por investigadores de Microsoft hace años como un experimento sin un uso claro, ha demostrado este año unas posibilidades terapéuticas que han sorprendido a sus creadores e intrigado a los médicos.

La señora B., de 63 años, sufre una encefalitis límbica. Esta rara enfermedad provoca una intensa alteración de la memoria a corto plazo. En el caso de B., era incapaz de recordar un suceso pasados 5 días. Sin nada que perder y habiendo leído alguna investigación previa sobre las posibilidades de la SenseCam, los responsables del departamento de problemas de memoria del hospital le dieron una de las cámaras.

La SenseCam toma una foto cada 30 segundos de forma automática. Su tarjeta de memoria almacena hasta 30.000 imágenes, la cantidad correspondiente a dos semanas en la vida de la señora B. La cámara incorpora además una serie de sensores para que se dispare ante cualquier cambio que suceda a su alrededor. Después, se vuelcan en el ordenador y se visualizan con un programa específico. La paciente debía pasar una hora viéndolas cada dos días.

Recuerdos de lo vivido

Tras dos semanas, la señora B podía recordar el 90% de los acontecimientos vividos. Además, una vez concluido el experimento, ella conservaba la capacidad de recuerdo sin necesidad de volver a ver las fotos. Como dice la neuropsicóloga Emma Berry, que ha participado en el ensayo, "no sólo ayuda a recuperar la memoria mientras ven las imágenes, sino que provoca un aumento de la capacidad de retención al cabo de varios meses".

Todavía quedan muchas dudas como para que Microsoft se decida a comercializar la SenseCam, pero los resultados con la señora B. han provocado que el experimento se extienda a otros hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, y a otras afecciones, como el alzhéimer.

Los expertos están intrigados. Algunos recuerdan que parte de la memoria es de carácter visual y los recuerdos se almacenan en el cerebro en forma de imágenes. Pero las teorías no calman la intriga. El profesor de la Universidad de Leeds, Chris Moulin, se ha hecho con algunas cámaras para estudiar cómo la SenseCam afecta a la memoria de personas sin ningún tipo de enfermedad.

Para Moulin, si la SenseCam sólo mejorara la memoria de las cosas que aparecen en las fotos no sería tan soprendente y ayudaría poco a la investigación. Y añade: "Lo que me apasiona es que la cámara ayuda a recuperar recuerdos sobre eventos, sentimientos y detalles que no fueron fotografiados".