Archivo de Público
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009

Italia triunfa en Inglaterra

Fabio Capello y Carlo Ancelotti se han convertido en los dos entrenadores de referencia del fútbol inglés tras su llegada a la selección y al Chelsea respectivamente

DANIEL DEL PINO ·16/09/2009 - 11:57h

La llegada de Capello a la selección inglesa ha creado un efecto de ilusión parecido al de la Roja en la pasada Eurocopa. AFP

Fabio Capello y Carlo Ancelotti. Los entrenadores italianos triunfan en Inglaterra. Cada uno con sus métodos y en su parcela, pero ambos dotando a sus jugadores de carácter y estilo. El primero, como seleccionador, ha logrado que por fin un proceso de clasificación para los ingleses no suponga una convulsión nacional. La selección ha desarrollado un juego bastante vistoso y con su pase asegurado a la fase final del Mundial de Suráfrica ha hecho olvidar su ausencia en la última Eurocopa. Los jugadores le adoran, la afición confía en hacer algo grande y para los medios es todo un catedrático.

El caso del entrenador del Chelsea es parecido. En apenas tres meses ha conseguido que los 'Blues' vuelvan a saber a qué juegan recuperando, al menos, la fuerza que Mourinho les dejó. El equipo ha ganado los primeros cinco partidos de la Premier, es líder en solitario y amenaza la hegemonía del Manchester, muy tocado tras la salida de Cristiano Ronaldo.

Capello salió de Madrid escaldado por los titulares de la prensa y tardó muy poco en encontrar acomodo en la selección inglesa, que tras perderse la Eurocopa, necesitaba una revolución. Y el italiano es el hombre adecuado cuando se trata de poner en práctica un cambio de ciclo. Ya lo hizo en el Real Madrid en las dos ocasiones en las que entrenó al equipo y si bien el juego de los blancos no era precisamente alegre, con Inglaterra parece distinto.

Capello ha logrado que un proceso de clasificación no suponga una convulsión en Inglaterra

A Capello se le atribuyen las cualidades mágicas que cualquiera que sea entrenador debería tener. Saber sacar lo máximo de sus jugadores, una táctica bien definida y ojo para seleccionar a los jugadores adecuados. Además,  el efecto que ha tenido su llegada en los aficionados al fútbol es parecido al que logró la selección española durante la Eurocopa. Les ha devuelto la ilusión por la selección.

El italiano se dedicó los primeros días a hacer creer a los futbolistas en sus métodos y, sobre todo, a explicarles que la táctica era incuestionable. Cada vez que volvían de una concentración, las estrellas de la Premier, como Wayne Rooney, alababan el ambiente creado por Capello. "Es un ganador, sabe lo que hace y se lo está transmitiendo a los jugadores. Nos da las tácticas adecuadas y no hace saber todo lo que tenemos que saber de los contrarios antes de los partidos. Los jugadores confían en él y en lo que nos dice", dijo el delantero del Manchester tras un partido contra Bielorrusia.

Rectitud y trabajo

Rooney es precisamente uno de los que se han beneficiado de la llegada de Capello. Aunque su relación no sea un camino de rosas.  En marzo tuvieron una pequeña bronca después de que Rooney fuera expulsado en un partido con el Manchester y se liara a puñetazos con un banderín de corner. Capello le dejó claro que ese no es el comportamiento para un jugador que representa a su país y le llamó "loco" delante de toda plantilla. Consciente de la importancia del delantero, Capello se comporta muy distinto frente a los medios y le ha llegado a comparar con Raúl. "Para mí tiene el mismo estilo y creo que puede convertirse en uno de los jugadores más importantes de la historia", dijo. 

Capello ha llegado a comparar a Rooney con Raúl

Las expectativas en torno a la selección se han disparado después de ganar 5 a 1 Croacia y el sentimiento es que bajo el mando de Capello pueden hacer algo grande. David Beckham admitió a principios de este mes que Capello les ha devuelto "la fe y la confianza". Gerrard, otro de los pesos pesados del grupo, cree que el entrenador italiano es la clave "para que lleguemos lejos en el Mundial. Un entrenador tan bueno como él es lo que hace que marquemos la diferencia".

Claro que, el que entrena con Capello, sabe a lo que se expone. Una vez conseguida la clasificación el italiano ya está preparando el Mundial. Para empezar ha prohibido a los jugadores la presencia de sus novias y mujeres en la concentración de Suráfrica y sólo tendrán permiso para verlas un día durante la competición. En el mundial de Alemania, las parejas de los futbolistas estaban constantemente rondando la concentración y el defensa del Manchester, Rio Ferdinand, llegó a calificar aquello de circo, por la cantidad de 'paparazzi' que se habían desplazado hasta allí.

 El Chelsea ha vuelto

El caso de Carlo Ancelotti se desarrolla en paralelo. Tras una temporada aciaga en el Milán, llegó al Chelsea con el buen juego y la seriedad por bandera. De momento los 'Blues' han ganado todo lo que han jugado de competición oficial. Ganaron la Community Shield contra el United; en la Premier llevan cinco partidos ganados de cinco y son líderes en solitario; mientras que en la Champions se impusieron ayer al Oporto por 1 a 0 en el primer partido de la fase de grupos.

Cuando Ancelotti aterrizó en Londres este verano prometió un cambio de actitud en sus jugadores y un estilo propio de juego. Desde la salida de Mourinho, el equipo ha dado la sensación de no saber a qué jugaba y no fue capaz de avanzar en las eliminatorias de la Liga de Campeones, ni de aguantar el ritmo increíble del Manchester de Ronaldo. Una vez que el portugués se ha ido y que los 'Diablos rojos' han perdido también a Tévez, hoy en el Manchester City, parece la hora del Chelsea. 

Identidad, es lo que prometió Ancelotti tras firmar con el Chelsea y parece haberlo conseguido

"Esta es nuestra identidad, este es nuestro Chelsea. Esta es la tarea que se me encomendó cuando firmé por este club. Encontrar una identidad. Eso no tiene nada que ver con comprar ciertos jugadores. Se trata de que los jugadores que tenemos sepan a lo que jugar", dijo en su presentación. El caso es que con un desembolso muy inferor al que Roman abramovich tenía acostumbrado al fútbol europeo, las cosas les están saliendo bien.

Consiguió atar a Terry, el capitán de la selección inglesa, tentado por el City. Ha puesto en forma a Lampard, Ballack y Deco. Ha fichado a Zhirkov. Y consigue que Anelka y Drogba no bajen la guardia. Todo esto, con el estilo de trabajo italiano, tiene pinta de terminar bien. Y si no lo hace, habrá que ver cómo consigue manejar la sanción de la FIFA que imposibilita al Chelsea a fichar el próximo verano.