Jueves, 6 de Diciembre de 2007

El Museo de la Casa Lis muestra obras del francés Lalique, considerado el inventor de la joya moderna

EFE ·06/12/2007 - 17:54h

EFE - El Museo de la Casa Lis de Salamanca alberga desde hoy y hasta el próximo 15 de enero una exposición dedicada al artista francés René Lalique (1860-1945).

El Museo de la Casa Lis de Salamanca alberga desde hoy y hasta el próximo 15 de enero una exposición dedicada al artista francés René Lalique (1860-1945), considerado el inventor de la joyería moderna, según han informado fuentes del Ayuntamiento salmantino.

Mediante una selección de 157 piezas, entre bocetos preparatorios, joyas y piezas, de las que 12 pertenecen a la Fundación Ramos Andrade y las 145 restantes están cedidas por la firma Lalique, la muestra revisa la obra del maestro francés y su influencia en el arte, la decoración y la moda de los siglos XX y XXI.

La exposición incluye algunas de las obras más destacadas de Lalique, como el jarrón de los saltamontes o el broche de la libélula y la colección "Neolalique", inspirada en los diseños originales de este artista que rompió con las tradiciones para dar una nueva dimensión al mundo de la joyería y elevarlo a la categoría de arte.

René Lalique desplegó su creatividad en diferentes ámbitos, tales como las joyas, la arquitectura, la decoración y el vidrio, en los que destacó por su originalidad y calidad.

Sobresalen sus diseños de joyas, en los que utilizó el cuerpo femenino como elemento de ornamentación, siguiendo la tendencia olvidada de los artistas del Renacimiento.

Empleó técnicas y materiales hasta entonces olvidados, como el cuerno, el marfil, las piedras semipreciosas y el esmalte, además del vidrio, que asociaba al oro.

Importante son también sus concepciones arquitectónicas con la creación de obras monumentales, entre las que destaca la Exposición de Artes Decorativas de 1925, donde montó su propio pabellón y una fuente conocida como "Fuente de Francia".

Asimismo, fue el primero que esculpió el vidrio para grandes monumentos, como las puertas del Hotel Alberto I de París o las fuentes de los Campos Elíseos.