Jueves, 6 de Diciembre de 2007

Rubalcaba dice que las pruebas confirma que los detenidos mataron a los guardias

EFE ·06/12/2007 - 11:06h

EFE - Efectivos de la Guardia Civil registraron la pasada madrugada el domicilio en Vitoria del presunto etarra Asier Bengoa López de Armentia, detenido ayer en Francia, y se incautauron de abundante material. EFE TV

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha confirmado que existen "pruebas de tipo biológico" que confirman "al cien por cien" que los dos presuntos etarras detenidos ayer por la Gendarmería francesa forman parte del comando que el sábado mató a dos guardias civiles españoles en Capbreton (Francia).

En una rueda de prensa celebrada en el Congreso, Rubalcaba ha explicado además que los detenidos se disponían a entrar en España para atentar, y de hecho ha revelado que habían hecho prácticas de tiro; "Estaban preparándose para matar", ha remarcado.

El titular de Interior ha añadido que los esfuerzos en la investigación se centran ahora en localizar al tercer integrante del comando responsable del atentado terrorista.

No obstante, se ha negado a dar información sobre su posible identidad, al igual que sobre otros detalles de las indagaciones policiales respecto a los que le han preguntado los periodistas.

"Tenemos pruebas suficientes, las últimas de tipo biológico, para confirmar que formaban parte de ese comando", ha apuntado el ministro, que ha comparecido flanqueado por el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida.

Los dos supuestos terroristas capturados ayer por la Gendarmería francesa son Asier Bengoa López de Armentia y Saioa Sánchez Iturregi, los cuales son hoy interrogados en París, según Rubalcaba.

La mujer, una de las presuntas etarras más buscadas, era ubicada por la Policía española en el "comando Vizcaya" de ETA, estaba relacionada con otro comando que operó en Santander desmantelado por las fuerzas de seguridad y podría tener relación con los explosivos y material hallado en un zulo en Amorebieta (Vizcaya) hace un año.

El ministro ha explicado que Interior dispone de "mucha información" sobre esta "liberada" y por ello considera "de máxima relevancia" su apresamiento.

Aunque se ha mostrado extremadamente cauteloso a la hora de ofrecer datos sobre las investigaciones, a cargo de la Gendarmería y de la Guardia Civil, Alfredo Pérez Rubalcaba sí ha verificado que esta misma mañana se disponía de una confirmación "balística" sobre la posible responsabilidad de los detenidos en el atentado.

Esta certeza ha sido avalada después "al cien por cien" por otros datos, según sus palabras.

Los dos presuntos etarras llevaban consigo una pistola y un revólver cuando ayer fueron detenidos.

Respecto a las circunstancias del atentado, Interior sigue pensando que los etarras sospecharon por algún motivo que Raúl Centeno y Fernando Trapero eran agentes de la Guardia Civil cuando coincidieron con ellos en una cafetería de Capbreton.

Ya fuera del establecimiento, consiguieron corroborar que eran guardias civiles y decidieron matarlos "a sangre fría", en palabras del máximo responsable de Interior, quien ha evitado aventurar explicaciones al hecho de que, por vez primera en muchos años, ETA haya cometido asesinatos en territorio galo.

Tampoco ha querido confirmar si el tercer integrante del comando ya ha sido identificado y mucho menos si se trata del dirigente etarra Mikel Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", siempre invocando la necesaria discreción que ha de acompañar a las pesquisas policiales.

No obstante, ha asegurado a los periodistas: "El tercero también caerá".

El ministro ha ofrecido la conferencia de prensa en el Congreso aprovechando su asistencia a la conmemoración institucional del XXIX aniversario de la Constitución.

Ha comenzado su comparecencia haciendo hincapié en que los agentes Centeno y Trapero "han dado su vida por defender nuestra libertad y seguridad, es decir, nuestra norma constitucional".